Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Otros concursos

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 4 de marzo de 2008, 07:46 h (CET)
Es cierto que para muchísimos humanos la vida es una lucha, una competición, un concursar y emplearse a fondo por sobresalir sobre los demás, ser los primeros en algo y destacar sea como sea. Siempre, pero en la actualidad más que nunca, proliferan en y por todos los medios, concursos con golosos premios para encontrar el tipo y la cara más bonita-las mises- ; o el cuerpo más perfecto y moldeado,- los misters-; la pareja que mejor baila, quién canta, imita mejor o tiene las mejores habilidades para encandilar al respetable. Nada digamos de los públicos y diarios concursos televisivos del saber, entender o rememorar fechas, eventos pasados, etc.

Todo esto y más, está montado para lograr un poco de fama, algo de dinero y una notoriedad más bien efímera, que pronto se evapora dejando a muchos (as) ilusos concursantes con el amargo regusto del fracaso, de la frustración, como juguetes rotos utilizados por esta sociedad materialista y consumista.

Ahora bien, sin estar en contra de este, al parecer lucrativo negocio, al menos para sus promotores y organizadores, una pregunta cabe formular en público por si alguien quiere responderla o secundarla.¿Por qué además de estos concursos tan elitistas, vistos y repetitivos, ¿no se organizan otros concursos que también, estimulen, eduquen y mejoren a la audiencia?.Prueben y convoquen a gente sencilla, corriente, que si no destacan por sus dotes llamativas físicas o de estudios o alta cultura adquirida, pero sí demuestren ser personas honradas a carta cabal, íntegras en su proceder, generosas, luchadoras pro derechos y valores humanos, altruistas y hasta heroicas en darse a los demás. Brindo la idea a creadores de programas mediáticos, para que con su experiencia e inteligencia abunden en temas como los aquí propuestos. Quizá quedarán maravillados de la respuesta de audiencia y de la labor pedagógica, cívica y emuladora que suscitarían con sus programas, además de no perder dinero que es su móvil principal.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris