Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Habla, pueblo, habla

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 3 de marzo de 2008, 03:18 h (CET)
Una señora, madre de familia, intervino en un programa abierto de radio y a propósito de la clase política en general y del Gobierno en particular, vino a decir, entre otras cosas:”Nos han quitado a Dios; nos han quitado la bandera; nos han quitado la lengua común; nos han quitado el sentido de España, nos han enfrentado a unos con otros, han enturbiado nuestra Historia....y a cambio, nos han dado preservativos, droga ,violencia y fracaso escolar... Y ahora, cuando comprueban los efectos nefastos de su política, ni rectifican ni ponen remedio...” Hábilmente, el conductor del programa, le agradeció su intervención y con una larga cambiada, propia de un buen torero, pasó a otra cosa, sin dar su opinión personal, ni mojarse lo más mínimo en el asunto.

“Habla, pueblo, habla”, fue uno de los eslóganes más repetidos en la campaña del inicio de la Democracia, para estimularle a votar. Pero después, en qué pocas ocasiones y en qué pocos medios se le escucha al pueblo, cuando se expresa con su buen sentir. Esa señora dijo, en pocas palabras, verdades de a puño, que están en la mente, en el corazón y en la boca de la mayoría pensante de los españoles. A la clase política, se les llena la boca ponderando el progreso material de España, proclamando a los cuatro vientos los logros económicos o de gestión.

Deberían ser más conscientes del inmenso destrozo que han ocasionado con sus leyes permisivas en el campo de la educación, de la familia, de la sociedad, de la Iglesia, de la unidad nacional, de la vida, de los valores morales y trascendentes y luego en lo esencial, juntos (¿milagro imposible?) manos a la obra, para hacer de España una gran nación en todos los aspectos de paz, justicia, y libertad, donde los derechos humanos y divinos, fuesen tenidos en cuenta tanto en la Constitución, como en la vida cotidiana.

Noticias relacionadas

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill

Preferiblemente otro día

Hacía un tiempo, Francisco de la Torre había declarado que no concurriría como cabeza de lista en las próximas locales

Los artistas mueren jóvenes

La corta vida del poeta

La verdad os hará libres

¿Qué verdad hace libres?

Envidia, odio y celos te debilitan y consumen

Pensamos y vivimos en gran parte de una manera inconsciente e irreflexiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris