Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Indefectibilidad de la Iglesia

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 3 de marzo de 2008, 03:18 h (CET)
Contra lo que algunos pudieran pensar al leer este enunciado, no quiere decir que la Iglesia no tenga defectos, como obra integrada por hombres, sino que tiene asegurada desde sus inicios, hasta el fin de los siglos, su existencia y perennidad. Ningún poder humano, ni diabólico, podrá jamás hacer desaparecer de la faz de la tierra a la Iglesia, pues tiene la promesa divina de Jesús a Pedro:”Tu eres Pedro(roca) y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno(herejías, persecuciones) no podrán derrotarla”(Mt 16,18).

Curiosamente, para cuantos lo ignoren, más de 20 siglos de historia pasada y actual, avalan el cumplimiento de la promesa de su divino fundador. Desde dentro y desde fuera, todas las poderosas fuerzas del mal, se han confabulado para acabar con el enemigo número uno, el estorbo principal de sus ambiciones, la Iglesia y suplantarla por el poder de los reinos, dinastías, imperios, sistemas, doctrinas e influencias perniciosas de todo tipo. Ahí está la Historia universal para constatarlo.

Desde las persecuciones de los emperadores romanos, los bárbaros, los herejes, los cismas, la revolución francesa, los ateos y enciclopedistas, Napoleón, Hitler, Stalin, el marxismo, el comunismo, el socialismo, el capitalismo, las diversas corrientes filosóficas, Mao, Fidel Castro, el modernismo, el secularismo, la masonería etcétera no han logrado aniquilar la obra de Jesús de Nazaret.

Repasando la Historia habrá que concluir que esta innegable realidad, sólo ha sido, es y será posible, por que el dedo y el poder de Dios está con su Iglesia:”Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin de los siglos”(Mt 28,20). Combatir contra esto, es dar coces contra el aguijón.

Sintámonos orgullosos, como católicos y españoles, de nuestra fe y pidamos a Dios que los demás, libremente, acepten que no hay otra salvación para el hombre que Jesucristo.

Noticias relacionadas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVIII)

Ningún libro de historia es “definitivo”

De mal en peor

En el homenaje a las víctimas de los atentados, miles de personas le dedicaron un sinfín de improperios

¿Se está gestando una Revolución de Colores contra Erdogan?

¿Se está gestando el Magnicidio de Erdogan?

Cataluña

Con lo que me gusta Cataluña y he llegado a sentir “vergüenza ajena” de los catalanes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris