Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Reverencia a los nuevos dioses

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 1 de marzo de 2008, 07:46 h (CET)
Desde siempre, a los dioses, les ha gustado ser reverenciados (aunque no existieran). De eso, ya se ocupan/ban, los sumos sacerdotes, que decían representarlos.

Dioses, hay por doquier a fecha de hoy, puesto que un dios, solo necesita seguidores que se identifiquen con el camino a seguir y que estos a su vez, convenzan a muchos mas, para que este movimiento, tenga repercusión a nivel mundial.

En cierta ocasión, leí en un periódico, que los rusos, adoraban como tal, a Lenin y que ya, una vez enterrado-expuesto y observando que los visitantes a su mausoleo, desfilaban sin mas ante su tumba, idearon colocar el cadáver a un nivel mas bajo, que el pasillo por donde transcurriría la fila de curiosos, que deseaban verlo “de cuerpo presente”.

De esta forma “forzosamente” tendrían que bajar la cabeza para visionar, al que fue un líder sagrado, para aquel pueblo.

Reverencias… deseaban reverencias para él y con ingenio, las consiguieron, aunque fuera de forma involuntaria o sin intención alguna, pero les bastaba con eso.

En Egipto, era muy usado no mirar a los ojos al faraón y en otras muchas civilizaciones . China, jamás miraba a su emperador, parece ser.

Los japoneses, están tan acostumbrados a la reverencia, que es para ellos como el muy usado “buenos días” nuestro.

El sumun de la educación, pues en numerosas ocasiones, reverencias a quien odias o al principal protagonista del próximo entierro, al que desearías acudir. Son tan educados, que cuando maldicen a alguien, les regalan los oídos con aquello de: “te deseo una vida muy interesante”.

Si alguna vez lo escuchan, en boca de un habitante de Kyoto, asústense, pero si es de Tokio “tense…asus”. (El chiste es mío, malo supongo)

La reverencia, es o viene a ser, como los libros de auto-estima occidentales, pues el reverenciado, se siente “especial” y mas aún, si es tan corto de entendederas, que no devuelve el honor recibido.

Ellos distinguen dos formas: si solo bajas la cabeza, pero mantienes la mirada, significa que no te fías de quien está frente a ti y vigilas su posible ataque, pero si por el contrario miras al suelo, es un gran honor, ya que depositas fe ciega, en dicha persona

Pero hete aquí, que los adolescentes tienen nuevos dioses y ellos… tan rebeldes y empeñados en inventar un nuevo idioma (lo han conseguido) una nueva forma de vida (les llaman Jesús, por aquello de a los 33 seguir viviendo con sus padres) nuevo look (¿alguien lo duda?) en fin, que al final, en lo único que no han cambiado, es en que, siguen haciendo “reverencias por doquier”.

¿No se han fijado?
Al cabo del día, se hartan de reverenciar: no hablaré de liar un porro, o hacerse una rayita, (porque “supongo” que no es propio de nuestros cachorros), pero bajarían la cabeza ante esos nuevos dioses, (si es que lo consumieran), oigan y sobre todo y de forma especial, ante la video-consola, el móvil, la psp, la game boy, el ipod, el mp3, el mp4, el ordenata portátil. Etc.

Pues fíjense que curioso, que estos nuevos dioses, ya solidamente integrados, no por ser modernos, dejan de solicitar reverencias y es que, ver a tus subditos, a los demás, al rebaño, bajar la cabeza a tu paso… y oir el “crak” de las cervicales, es un gozo, que como pueden ver, no pasa de moda.

Pues hala, ya saben, dejen de aplaudir en los mítines y reverencien, que es lo mismo que asentir repetidamente, pero manteniendo el gesto.

Un ruego: cuando introduzcan la papeleta en la urna, no bajen la cabeza. Si los reconocemos como dioses… seguiremos “aborregados”. Solo son personas, como usted y como yo.

Hasta la próxima.

Noticias relacionadas

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral

¿Visitará Iglesias a Junqueras para garantizarles el indulto?

“Los hombres son tan simples y unidos a la necesidad, que siempre el que quiera engañar encontrará a quien le permita ser engañado.” Maquiavelo

Gentilicios deformantes

Nos convendría ser menos crédulos ante los gentilicios con los cuales nos manejan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris