Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Elecciones y programas políticos (II)

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
viernes, 29 de febrero de 2008, 09:36 h (CET)
Decía en mi anterior artículo que los ciudadanos deberían estar dispuestos a votar en cada ocasión al partido que ofrezca un programa creíble avalado por una gestión eficaz y examinaba el extenso programa del Partido Socialista. Hoy examino el del Partido Popular que sólo tiene 50 páginas frente a las 317 del socialista.

Propuestas populares
Después de un pequeño preámbulo en el que se proclaman centrados en el futuro, organizan su programa en cuatro capítulos: 1) nuestros principios, 2) nuestros desafíos, 3) nuestros objetivos y 4) nuestras propuestas. En los principios nos dicen que son un partido de centro que defiende los valores de la libertad, la igualdad, la concordia y la justicia; asumen la tradición liberal y la defensa de la constitución como garantía de futuro, creen que el Estado de las Autonomías es un acierto que consigue vertebrar los territorios y garantizar su cohesión, reivindican el protagonismo de la sociedad civil, abogan por el reformismo, creen que la política debe ejercerse con moderación y buen comportamiento, desean erradicar la pobreza, conseguir una comunidad internacional respetuosa de los derechos humanos y se preocupan por un medio ambiente sostenible. En los desafíos se refiere a la necesidad de recuperar los consensos básicos sobre nuestro proyecto de convivencia ya que están rotos respecto a la amenaza del terrorismo y el Pacto por las Libertades y hay una quiebra de los valores del pacto constitucional, de la igualdad de todos los españoles. Señalan tambien como desafíos el aumento de la inseguridad ciudadana, la pérdida de peso de España en el marco internacional, la pérdida de competitividad en una economía globalizada, la vulnerabilidad del empleo, el deficit educativo, la necesidad de conseguir un sistema sostenible de pensiones y de asistencia sanitaria, el acceso a la vivienda, la integración de la inmigración y la lucha contra el cambio climático. Los objetivos se refieren, punto por punto, a los mismos desafíos. A continuación, formulan una larga serie de propuestas para derrotar el terrorismo bastante conocidas; para construir España entre todos proponen una reforma limitada de la Constitución para garantizar la estabilidad del Estado de las Autonomías y la fijación de las competencias indelegables del Estado; para la Administración Autonómica y Local una serie de medidas técnicas y la reforma de la Ley Electoral para garantizar que los Ayuntamientos sean gobernador por la lista más votada; para mejorar la calidad de nuestra democracia proponen crear una Comisión de expertos para el análisis y evaluación de nuestro modelo electoral y reforma o nuevas leyes para el Parlamento, la Justicia y las Administraciones públicas; respecto al estado de bienestar, la economía y el empleo hay un extenso catálogo de buenas intenciones, como igualmente sobre la educación, con la promesa de la enseñanza bilingüe, la eliminación de la asignatura de Educación para la ciudadanía y el fortalecimiento del sistema de conciertos para facilitar la libertad de elección de los padres, la atención a los mayores y los discapacitados, la reforma del IRPF, el apoyo a la familia, la integración de los emigrantes y el medio ambiente.

El empezar proclamándose como partido de centro y no de derecha, muestra su permanente complejo. La izquierda no se avergüenza de serlo, pero la derecha sí y esto me parece negativo. Los desafíos son un buen catálogo de los problemas que nos aquejan, pero el recomponer el consenso entre los dos partidos mayoritarios no me parece factible con el PSOE actual después de una legislatura de permanente enfrentamiento. La reforma constitucional exige un consenso inexistente. La consideración del Estado de las Autonomías como acierto es bastante discutible. Nuestros problemas parten del Título VIII de la Constitución con el que esperaban resolver el problema de los nacionalismos y por el contrario los ha agudizado. Sobre la reforma de la Ley Electoral me gustaría saber si el PP va a trabajar por hacer imposible que las minorías nacionalistas mantengan su actual poder de decisión sobre el resto de los españoles. Las propuestas sobre la seguridad, el pleno empleo, la economía etc. pueden considerarse una declaración de buenas intenciones.

El lema del programa “Con Rajoy es posible” exige una confianza que puedo otorgarle, atendiendo a que en la anterior etapa del PP la economía funcionó mejor de lo que se esperaba. Sobre el otro lema: “Las cosas claras”, confieso que no me resultan tan claras muchas de sus propuestas.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris