Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El Don de Dios

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
viernes, 29 de febrero de 2008, 18:50 h (CET)
El gran escritor, novelista y dramaturgo galo Bernanos, acuñó una frase en uno de sus escritos, que le ha sobrevivido y que encierra una verdad indiscutible para los que aún tenemos fe y nos llamamos cristianos: “Todo en la vida es gracia”.

En efecto, comenzando por la vida misma, maravilloso don divino, todo cuanto somos y tenemos lo hemos recibido de alguien, infinitamente bueno, sabio y poderoso a quien llamamos Padre nuestro.

Tanto en el aspecto material como en el espiritual, cuanto ahora disfrutamos, así como lo que esperamos en el futuro, es regalo, don y gracia de Dios. No tiene mucho sentido el pavonearse o vanagloriarse de los dones de cuerpo y alma ( belleza, inteligencia etc ) que cada persona pueda tener, cuando en verdad los ha recibido en usufructo y no es dueño, sino simple administrador de los mismos.

Ahora bien, entre los múltiples, valiosísimos y maravillosos regalos que Dios ha dado al hombre, ninguno comparable con el don de sí mismo, el don por excelencia del mismo Dios, que se ha dado y se da en persona con su cuerpo, sangre, alma y divinidad al que los cristianos siempre llamamos “eucaristía, comunión, misa, sacramento del altar” etc

Un cristiano está plena y absolutamente convencido que Jesús no puede mentirle ni engañarle. El es el único que tiene palabras de vida eterna, y que éstas, a su vez, son espíritu y vida. Por todo ello proclama gozoso, desde su fe, la confianza ciega en Jesús, Palabra de Dios hecha carne.

Para los cristianos nos basta y sobra escuchar a Jesús en el Evangelio, cuando dice con toda rotundidad: “Yo soy el pan de vida bajado de los cielos. El que come de este pan vivirá eternamente..Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida… Tomad y comed. Esto es mi cuerpo. Tomad y bebed. Esta es mi sangre…Quien come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo le resucitaré en el último día. Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

Por mucho que lo escuchemos, lo meditemos y lo creamos, nunca los cristianos daremos las suficientes gracias a Dios por el don que nos ha hecho en la sagrada eucaristía y en el santísimo sacramento del altar. Debemos obrar en consecuencia. Que jamás se pueda decir de nosotros aquellas palabras de Juan Bautista a la gente: “En medio de vosotros está y no lo conocéis”. Sería un reproche inolvidable para cualquier cristiano sensible y de verdad.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris