Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Elecciones y programas políticos (I)

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 28 de febrero de 2008, 07:23 h (CET)
Es lógico que los militantes de cada partido tengan comprometido su voto en cada elección, pero los demás ciudadanos deberían sentirse dispuestos a votar en cada ocasión al partido que pueda presentar un programa creíble avalado por una gestión eficaz y transparente. No ocurre así, pues el votar siempre al mismo partido se interpreta como fidelidad y está mal visto dejar de hacerlo. Los que han mostrado sus preferencias por un partido durante un tiempo ya no se atreven a cambiar para no ser motejados de chaqueteros. El “cambiar de chaqueta” es una especie de insulto que podría ser aplicado al militante que abandona un partido para pasar a otro, pero no al votante.

He visto el programa del partido socialista que tiene nada menos que 317 páginas. Comienza con una presentación firmada por el Sr. Rodríguez Zapatero en el que trata de demostrar que ha cumplido escrupulosamente su programa del 2004 y dice que en estos cuatro años todo ha crecido como nunca: la economía, los puestos de trabajo, la productividad, que se ha multiplicado por tres, las pensiones mínimas, el salario mínimo interprofesional, la ayuda a la familia, la ley de dependencia, la ampliación de derechos tales como los matrimonios homosexuales o la agilización de los divorcios, la regularización de inmigrantes, el aumento de la seguridad pública para todos, la reforma educativa para preparar a España para el futuro, la ampliación de infraestructuras, el apoyo a la lengua y la cultura, la presencia internacional de España y la Alianza de Civilizaciones, un proyecto integrador de España a través de los Estatutos de Autonomía y una nueva forma de gobernar basada en el respeto, el diálogo, la cooperación, la rendición de cuentas y la transparencia. Dice que TVE ha dejado de ser un instrumento del gobierno para ser “independiente”. Propone a los ciudadanos la renovación de su confianza para: 1) alcanzar el pleno empleo y desarrollar una política social propia del estado de bienestar, 2) Acometer la modernización de España y 3) garantizar y reforzar, “como han hecho hasta ahora”, la convivencia y la cohesión mediante el ejercicio de un poder político “respetuoso, dialogante y promotor de consensos”. Continúa desgranando un caudal de buenas intenciones y para explicar estas propuestas dedica las trescientas páginas siguientes en las que trata de convencer a sus posibles lectores de que recibieron una España mucho peor que la que ahora nos presentan tras cuatro años de su gestión.

Para un partido que ganó las elecciones al grito de “España no se merece un Gobierno que mienta” resulta chusco que el resumen de su gestión se ajuste tan poco a la verdad. El famoso “talante” no se ha traducido en ningún consenso, por el contrario ha existido durante toda la legislatura el decidido propósito de sacar de la vida política al Partido Popular, mientras que se entregaba a las apetencias nacionalistas con la esperanza de que siempre sirvan de apoyo a su partido y nunca al Partido Popular. Después de estos cuatro años la posición internacional de España ha empeorado en el mundo y en Europa: Aunque el cambio de ciclo económico obedece a causas internacionales, este Gobierno no ha querido o no ha sabido tomar ninguna medida preventiva para la situación actual, por lo que la crisis será mas costosa para España que para otros países europeos. El informe PISA demuestra que la educación va cada vez peor y se agrava con la imposición de una asignatura adoctrinadora fuertemente contestada. La familia no está en su mejor momento con un crecimiento constante de los divorcios y un pavoroso aumento del número de abortos. Lo de un poder político respetuoso tampoco parece claro dado el trato que ha dispensado a los católicos, la Iglesia, las victimas del terrorismo, etc. etc.

Para facilitar la difusión de su programa lo han dejado reducido a una revista de 16 páginas con los cien compromisos de Zapatero que son un catálogo de buenas intenciones, pero los “motivos para creer” exigen más fe en este Presidente y su partido de la que yo tengo.

En un próximo artículo trataré del programa del Partido Popular.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris