Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Javier Bardem: "Guau"

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
martes, 26 de febrero de 2008, 05:04 h (CET)
Había atesorado hasta ahora 18 premios, uno detrás de otro, los mejores, ni más ni menos, y Javier Bardem el actor español nacido en Canarias, ganaba el Oscar por el que todo el mundo apostaba, incluso todos aquellos que no habían visto “No es un país para viejos”. Los rumores se paseaban de limusina en limusina y de redacción en redacción y el “coti” más vendido y menos comprado era el de saber si, una vez ganado el Oscar, se le vería de forma apasionada y como novios, novios, con Pe. Fue entusiasta escuchar el “GUAU¡” que lanzó el español al tiempo que dejaba la primera fila no sin antes besar a su madre que haciendo un enorme sacrificio había volado pocas horas antes desde Madrid para acompañarle a tan importante acto para una saga de actores como son esta familia. Pilar lució un vestido largo negro que dejaba patente su espectacular figura de modelo en otros tiempos y toda la bisutería de plata que siempre la adorna, en los brazos, en los dedos de las dos manos y en el escote. Luego, más tarde, sabríamos que la madre del oscarizado y deseadísimo actor, no sólo por las mujeres y algunos hombres sino también por todos los periodistas buenos, malos, mediocres, malísimos, por los productores y directores de todo el orbe, vestía un modelo comprado en las rebajas, esta Pilar es única, siempre alejada del relumbrón de las celebritys habituales de las grandes casas de moda. ¡Qué bueno, Pilar¡ ¡tira p’adelante que este es el pelaje de los Bardem y todos, más o menos, imaginamos que a Javier eso de llevar corbata y traje firmado de Prada lejos de formar parte de su vida, le queda lejano, pero para recoger el “tío” Oscar, tocaba.




Renee Zellwegger.


Y ahora sigamos hablando de vestidos y de ese “glamour” que se le atribuye a la alfombra roja (red carpet) y a los personajes que por ella desfilan. Apunten, es un negocio, de todos, desde las productoras cinematográficas hasta los propios actores, nominados o no, estrellas muy muy centelleantes o no, pero aún que sean poco conocidas cuando se pisa esa alfombra el negocio está servido.

Viggo Mortensen, uno de los nominados, acudió a la gala con su sobrina, vistió una levita y una rosa roja que le distinguía a la legua de otros actores conocidísimos. Johnny Deep con esmoquin y pajarita, todo firmado Armani, redondeaba su estilismo con unas gafas de los años 50 y el pelo un poco alborotado, a su lado la siempre elegante Vanesa Paradís con un Chanel negro vintage y un valioso collar de brillantes que deslumbraba en su pecho. Este año el actor más cotizado, más simpático y más gamberro de Hollywood, ya saben el guapo “porcelanoso” George Clooney, decidió “comprarse” un esmoquin negro de Armani pues el que hacia diez años que llevaba año sí y año también estaba muy rozado, además, para asombro de todo el mundo apareció de la mano de su última novia, le dura ya un año, Sarah Larson que vestía un Valentino estilo oriental estampado y bordado en rosa y gris con escote palabra de honor. Daniel Day Lewis, Oscar al mejor actor y el actor que más le gusta a Bardem (todo queda en casa, ya ven) llevaba un esmoquin negro y marrón y le acompañaba su mujer Rebecca Miller, hija del dramaturgo Artur Millar, iba de negro, muy elegante. Al recoger el premio, el irlandés, se arrodilló ante Helen Mirren y recordando el papel de ésta en “The Queen” le dijo: “Es lo más cerca que voy a estar de que me hagan caballero del Reino”, destacar en su indumentaria los dos zarcillos diminutos que lucía en las orejas.

Y nos vamos al apartado de las guapas, de las que lucen palmito, y vestidos y joyas prestados para la ocasión sin que ello limite su esplendor. Marion Cotillard, la francesa que ganó la estatuilla por su papel de Edith Piaf, vestida de Jean Paul Gaultier en blanco y plata, tela tipo escama de pez, ligera cola, un vestido osado que no ha gustado mucho, pero ella estaba encantada, el collar de brillantes estaba firmado por Chopard. Ellas eligieron los colores rojo y negro. En rojo espectacular la modelo Heidi Kum con un vestido de John Galiano y que afirmó vistió este color en solidaridad con la lucha contra las enfermedades coronarias en la mujer, a su lado la acompañaba su marido el cantante Seal, Anne Hathaway iba con un vestido firmado Marchesa también en rojo con un hombro al aire, estilo helénico, el otro hombro cubierto por rosas enmarcando el pecho con la falda recogida a media pierna acabando en una cola. Espectacular Helen Mirren llevaba otro vestido en satén rojo pasión con una torera cosida en el escote que le llegaba hasta medio brazo con hilos plateados de George Chakra, otra mujer de rojo fue Katherine Heigl, hombro al descubierto, vestido ceñido en la cintura con un amplio cinturón de la misma tela de gasa que acababa en larga cola. Nuestra Pe, la actual actriz española más internacional vistió un Chanel hecho expresamente para esta ocasión, negro y en un azul muy oscuro con plumas, con un bustier que seguro la dejaba sin respirar cómodamente pero, ya se sabe, el que quiere presumir tiene que sufrir un poco, y acababa en una cola, las joyas eran de Chopard, unos pendientes largos de brillantes y rubíes daban una luz especial a su cara.

Había tres mujeres embarazadas y las revistas ya se disputan las fotografías de sus futuros bebés, apunten, dos de negro y una de berenjena. Nicole Kidman “escondiendo” su incipiente barriga en un vestido firmado Balenciaga (recordemos el espectacular vestido rojo del año pasado) recogió su media melena rojiza y rizada en un moño bajo y lució el collar más espectacular de la noche de los Oscar de este año al atreverse con un collar de 1399 quilates en diamantes, en una mano un diminuto bolso y en la otra su orgulloso marido Keith Urban. A Renee Zellwegger nadie la acompañó a la alfombra y lució espléndida un vestido maravilloso firmado por Carolina Herrera Nueva York , vestido escote palabra de honor plateado y blanco con detalles de cristal y paillettes todos cosidos a mano uno a uno para que hiciera un drapeado que le ciñera su delgadísima silueta, a la altura de la rodilla se abría para dejar que caminara con comodidad y acababa en cola, dos brazaletes que brillaban tanto como su vestido y su sonrisa, firmados Cartier, redondeaban el estilismo de esta magnífica actriz que ignoramos por qué había decidido aparecer en la alfombra sola, iba como Pe, pero ésta, al parecer por los “cotis” de madrugada o al día siguiente ya tenía uno más en casa, a Ja y a su estatuilla. Otra embarazada que se fue a casa sin nada teniendo dos nominaciones fue Cate Blanchet que con prominente barriga estaba muy elegante con su vestido de Dries van Notten de color azul oscuro con bordados plateados en el bajo de la falda que terminaba con una pequeña cola, por arriba un escote palabra de honor y lo más notable en su indumentaria era el collar de esmeraldas y brillantes, inmenso, maravilloso y de aire tribal igual que sus brazaletes, y la tercera embarazada, Jessica Alba, con un vestido color berenjena, escote palabra de honor con un pompón de pelo sito en medio del pecho firmado por Marchesa, recogía su pelo en una cola alrededor de la cabeza muy joven, muy elegante.

Para mi la actriz que vistiendo de gala, los vestidos de gran fiesta siempre ponen años y añaden seriedad, estaba más acorde con su estilo, con su edad y con su manera de ser fue Camerón Diaz que con un vestido rosa pálido de tafetán con plisados en el cuerpo y ajustado en el bajo de los glúteos por la parte de atrás le daba un aspecto muy, muy juvenil y sexy, además las joyas con las que aderezó este traje firmado por John Galiano para Dior eran pequeños anillos y pequeños, también, pendientes Cameron ajustó su atuendo con un peinado recogiendo su pelo en una informal cola de caballo como si la hubiera hecho ella en un momento de prisa que, es obvio, no era ese el caso. A mi, personalmente, fue la que más me gustó, la que más me sorprendió fue Tilda Swinton por su sobriedad en todo, un vestido de seda negro de Lanvin, estilo camisola larga con un enorme brazalete que podía ser de plata o de brillantes, Calista Flockhart con un vestido original de Valentino “vintage” de color turquesa con una lazada en gris oscuro enmarcando el talle parecía que acababa de salir de la consulta de su cirujano de cabecera y le había dejado la cara muy reluciente, como lavada con Netol, ¡lástima¡.

Bueno, y la fiesta acaba de empezar, habrá muchos días para escribir montones de “cotis”, acabo, no sin antes especificar que aún conociendo las reglas del juego de Hollywood jamás hubiera dejado fuera de esta fiesta, y más este año a Antonio Banderas, y si bien es cierto que le tocaba entregar el Oscar a nuestro Bardem a Jennifer Hudson la Academia debería tener en cuenta, como ha hecho en otras ocasiones, esas “pequeñeces” y que hubiese sido el malagueño quién hubiera compartido el escenario del Kodak Thatre con Javier Bardem. No olvidemos nunca que las puertas de Hollywood quién las comenzó a abrir para los actores españoles fue Antonio Banderas. Le eché en falta, la verdad.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris