Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La gran carencia

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 26 de febrero de 2008, 21:19 h (CET)
Al hombre actual no le falta de nada, pero carece de lo principal. Esta afirmación podría ser el título de una sencilla tesis doctoral, que reflejase el comportamiento y experiencia de muchas personas, que viven instaladas en el primer mundo.

En nuestra sociedad consumista, quien tiene riquezas y dinero, casi todo lo tiene ya, al alcance de su mano, sea cualquier capricho o antojo. Las modas y anuncios de la propaganda mediática, ofrecen atractivos, y persuasivos reclamos, para el gusto y deseo del actual consumidor. No hay barreras y se dan amplias facilidades crediticias para adquirir casi todo.

No obstante lo dicho, se tiene la común experiencia y se constata a menudo, que pese a tantos incentivos y reclamos, en general la gente no es más feliz que la de otras épocas o de otros mundos subdesarrollados.¿Cuál es la causa de esta generalizada frustración?.

Me atrevo a decirlo sin ambages ni rodeos. La gente no es feliz porque no busca ni ha encontrado a Dios, el único capaz de satisfacer las apetencias infinitas de amor y felicidad que alberga el corazón humano.

Los grandes santos y místicos de la Iglesia católica, como un S.Pablo, un S.Agustín, una Sta. Teresa, un S.Juan de la Cruz, etc entre otros muchos, nos han brindado a nosotros, pobres hombres, hambrientos y sedientos de trascendencia, infinito amor y felicidad, su propia vida y experiencia. La dejaron plasmada en pocas palabras como estas:”Nos has hecho, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti”.”Dios mío y todas las cosas”,”Quien a Dios tiene, nada le falta”.” Y descansé, estando ya mi casa sosegada”.

Creo que no hay que darle más vueltas. O buscamos a Dios para que él nos llene de su paz y felicidad o nos quedaremos con la mayor carencia de la vida. Vivir sin Dios.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris