Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Diario de campaña: agresiones, farsa y cintas de vídeo

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 26 de febrero de 2008, 06:07 h (CET)
Seguimos los españoles metidos en plena campaña electoral. Una campaña que lleva durando cuatro años pero que oficialmente comenzaba este pasado viernes. Pues bien, dos Consejeros de la Comunidad de Madrid, Güemes y Granados, recibieron, tal y cómo declaró el segundo instantes después, una buena “ración de talante” en Parla, municipio madrileño presidido por el presidente de la FSM, Tomás Gómez. El caso es que un grupo de exaltados trató de darles una paliza cuando ambos se disponían a acudir a la inauguración de un hospital de los seis que Aguirre anda inaugurando estos días. Entre los salvajes identificados por la policía, una concejala socialista, un ex edil del PSOE y el portavoz de IU en el municipio. Tenían razón quienes tal pregonaban: esto es cosa de la extrema izquierda. La de la tensión y la dramatización. Tensión y dramatización que también conoció de cerca un funcionario de Justicia –Bermejo… ¡la que tienes liada! Menos reformas millonarias a costa del erario público y más trabajar- que acudió en Cáceres a montar el numerito en un mitin del PSOE. Después de osar, junto a sus compañeros, interrumpir al candidato socialista a la presidencia del Gobierno, tuvo que ser trasladado en ambulancia a un hospital cercano y necesitó tres puntos de sutura causados por el puñetazo que algún asistente de la paz le propinó. Ya han sido cursadas las pertinentes denuncias. ¿Recuerdan la indignación, fingida, claro, que andaban pregonando los progres cuando durante una campaña electoral el PP desalojó, sin puñetazos, a un chaval que en un mitin de Aznar sacó una pancarta del “No a la guerra”? Sobran los comentarios.

Y tras la tensión, la farsa. Esta noche asistiremos a la celebración de un acontecimiento, al parecer insólito: un debate electoral. Debate cuyos detalles han sido pactados hasta en lo más nimio. Nada queda para la espontaneidad, la naturalidad. PP y PSOE, que temen a un debate más que los agricultores al granizo, han fijado los minutos dedicados a según qué temas. Todo lo demás queda fuera. Políticos y sus pregoneros nos dicen que esto de celebrar un debate es algo por lo que nos deberíamos de alegrar e incluso un gran logro sin igual. Pues no. En el momento que un debate se convierte en un acontecimiento excepcional, en el instante en que los debates son la excepción y no la normalidad –lo lógico sería asistir a decenas de debates y no sólo entre los principales líderes; lo normal en una democracia sana y fuerte es que los debates sean algo tan natural que a casi nadie llamen la atención- es que algo no funciona. Y no ha funcionado nunca. Ni cuando el debate González-Aznar fue lo más importante de una campaña, ni cuando no se celebraron bajo mandatos populares. ¡Qué poco confían todos nuestros políticos en el criterio del ciudadano!

Como remate del inicio de campaña, la inefable y por los españoles amada SGAE, que esta semana tuvo la brillante ocurrencia de tratar de censurar en Youtube un vídeo casero con una versión satírica del “Amante bandido” del hombre de la PAZ Miguel Bosé, en la que unos ciudadanos anónimos arremetían contra ZP, el canon digital y los “indignados” titiriteros. Nada más saltar la noticia del intento de censura a la red el vídeo, cuya difusión hasta ese mismo instante había sido mínima, fue visionado por decenas de miles de internautas que, además, lo descargaron y lo fueron subiendo a todo tipo de redes sociales. Vamos, que lo convirtieron en el vídeo casero más visto de la semana. Está claro: los liberticidas habituales siguen sin enterarse qué es la red. Así les va.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris