Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Elecciones: de la ingenuidad a la desilusión

Mariano Estrada
Redacción
sábado, 23 de febrero de 2008, 07:30 h (CET)
La mesa ya está servida,
también la hora se acerca: que venga, pues, todo el mundo
que va a empezar esta fiesta...


- ¿Qué le ha quedado a usted en claro de la legislatura que acaba, señor mío?

- Pues, mire, mire, le voy a dar una pista:

1.- Que las mentiras del PP no fueron toleradas por los españoles porque detrás había un fondo de guerra que fue rechazado por el 90 por ciento de los mismos. Que durante mucho tiempo el PP ha hurgado en la herida de los atentados de Atocha tratando de buscar un apoyo a sus interpretaciones, lo que ha sido una insistencia en el error.

2.- Que las mentiras de Zapatero no han producido escándalos significativos al salir a la luz pública porque una gran parte de los ciudadanos han visto en ellas un fondo de paz y las ha consentido y las consiente. O sea que Zapatero no hubiera necesitado mentir. Además, para eso ya tiene a Rubalcaba.

3.- Que no se puede gobernar para la mitad de los españoles y en contra de la otra mitad. La convivencia exige que el gobierno sea de todos y para todos. Y el Presidente también: todo para todos. Ni siquiera vale un trozo para cada uno.

4.- Que las injusticias pretéritas se deben resarcir sin levantar mucho a los muertos.

5.- Que la corrupción está instalada en el poder, pero también en cada una de las capas de la sociedad. Y no es fácil eliminarla porque los ciudadanos, al zafarse de los valores, se han zafado también del chivato de las conciencias. Aquí y ahora, con raras y honrosas excepciones, todo el que puede mete mano. En la caja.

6.- La economía ha ido tan bien durante tantos años que a nuestros queridos gobernantes les pareció que se habían acabado los ciclos económicos y que en el horizonte ya era todo bonanza. Pero los Carway se están llevando las reses a pacer en otras praderas.

7.- Que los nacionalistas seguirán pidiendo agua incluso cuando esté seca la fuente. Lo que a ellos les importa es el concepto.

8.- Que los homosexuales están mucho más por Zapatero que por Rajoy. Y las mujeres también. A Rajoy le queda la Esperanza y el declarado favor de la Conferencia Espiscopal.

9.- Que cuando vienen mal dadas, el corazón empieza a sentir con la cabeza.

10.- Que la crisis no se puede ocultar, aunque el gobierno lo está intentando con todas sus fuerzas. Que los vientos que azotan al PSOE son suaves brisas para PP, donde finalmente mandan los duros, aunque se hayan vestido de corderos.

Coda, pero larga:

Los que tenemos una cierta edad y hemos vivido al completo los días de nuestra sufrida democracia, tenemos vivo el recuerdo de otras elecciones que, con todas sus carencias, fueron mucho más ilusionantes que éstas con las que van a castigarnos los políticos a partir de mañana, por mucho que sean de última generación y tengan vitola de diseño.

CROMISMO POLÍTICO
Esta es la crónica de un suceso importante en el desarrollo político de la España de los últimos tiempos: las primeras elecciones a Cortes. El cromismo exhibido en las mismas era de una riqueza punto menos que innúmera. Había tantos partidos que a alguien se le ocurrió preguntar: “¿los televisan todos?” Sin embargo, aquí se recogen solamente los que, a escala nacional, jugaron un papel relevante en esa etapa núbil, esperanzada e incierta, en la que los ultras daban pánico a las mayorías y los nacionalismos eran gérmenes con principio de interrogación, por lo menos hasta entonces.

En resumen, ni el rojo ni el azul. Como aún no había llegado Hawking con el big bang, la disposición de la gente tenía un claro deslizamiento hacia el Centro, con sus colores pálidos. Tanto es así que en un futuro próximo, con la única excepción del terrorismo, nos íbamos a quedar sin extremidades.

La verdad es que fue una etapa ingenua y transparente, casi inconcebible, de la llamada Transición, con una lucha noble por el poder en la que, como norma general, no cabían traiciones ni escándalos ni insultos. Al contrario, la cortesía se hizo eco de esta expresión machadiana: “Usted primero. ¡Oh, nunca, nunca, nunca! Usted delante”. De hecho, algunos no paraban de decir: “seamos francos”. A lo que otros replicaban con libertad y sin ira: “¿Francos? No, señor, realmente queremos ser otra cosa”.

Ganó la UCD.

CROMISMO POLÍTICO

Se auspiciaba,
por sencillo,

un auténtico sabor a mercadillo.

Era dado
como público y sonado.
Y aunque enorme se esperaba,
de tan tanto colorcillo.

Los pecistas, por un lado,
se presentan al mercado
con martillo.

Es lo justo
para no llevarse un susto;
porque acaso en las andadas,
camaradas,
se les floje algún tornillo
del Carrillo.

Por su parte, los de antaño,
tan Fragantes
como antes.

Los de centro,
suavizantes,
descontentos...

Pero hay más:
las ultranzas de derechas,
Y los muy socializantes
de la izquierda,
van tirando de la cuerda
lo normal.

Salpicando Tiernamente
la Galbana

Hegeliana
con Filípicas de Marx.


Mariano Estrada, 1977. Del libro “El limón hespérico”.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris