Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Iglesia y familia

Juan Francisco Jiménez (Madrid)
Redacción
sábado, 23 de febrero de 2008, 07:30 h (CET)
Una de las características de las democracias inmaduras, o tal vez de los dirigentes inmaduros o con carácter más abiertamente psicopático, es el miedo instintivo a todos los poderes sociales.

Por ello, los tratarán de controlar, neutralizar, o, en su caso, destruir. Y no sólo los poderes institucionales: Justicia, Prensa etc., sino esos otros que surgen espontáneos y que son necesarios para el funcionamiento y desarrollo social: enseñanza, sanidad, religión y, sobre todo, la familia. La Iglesia y la familia son los más atacados, por ser donde se forjan los cimientos de la libertad individual y la conciencia moral: los dos antídotos que impiden el siempre regresivo paso de individuo a masa, y por ello dificultan su manipulación. Ya refirieron Marañón y Ortega que las características de las masas son la ausencia de responsabilidad, la sustitución de la razón por la sugestión y su fácil manipulación por personalidades sin freno moral. Los que organizan las propagandas ya cuentan con ello- diría-. Los constantes y obsesivos ataques a la Iglesia responderían a esta dinámica. Respecto a la familia, el combate es aún más profundo y silente: se destruye su concepto y estructura, se estimula su disolución y se cosifica a los hijos, se dificulta la concepción en favor del rendimiento laboral y se facilita el exterminio del hijo si está dentro de su madre, utilizando los mismos argumentos que durante el nazismo y la esclavitud.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris