Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Será casualidad?

Marino Iglesias Pidal
Redacción
sábado, 23 de febrero de 2008, 07:30 h (CET)
Pues será, ¡o no! Yo no lo sé, por supuesto, pero lo cierto es que, estimado Rajoy, te hice una sugerencia y, por lo que acabo de ver en El Mundo, bien pudiera ser que tú, o alguien que te quiere bien, habéis decidido ponerla en práctica. Eso me anima a escribir de nuevo. Aunque, de poder inducirte a seguir mi pensamiento, lamentablemente, me temo que tu línea de actuación no te conduciría, ni mucho menos, a la presidencia de este país. Lástima. Lástima porque tú, en este momento, no pases de ser solamente un mal menor, considerado el funesto personaje identificado con su Zeña.

Lástima que la mayoría de los votantes no “sienta” un superlativo instinto de justicia que debiera llevar implícita la supremacía regalada por el albur natural al ser humano. Pero claro, de ser así, algo absolutamente utópico, ¿habría alguien ocupando el mismo lugar que ahora ocupa? ¿cuántas de las actuales instituciones podría mantenerse en pie?

De imperar la justicia, evidentemente, la gran mayoría sabría identificarla, se identificaría con ella y sería, por tanto, ella la que condujera sus acciones.

Aparte de las instituciones, ¿qué te parece, por ejemplo, el colectivo de cazadores? ¿y el de toreros y comparsas? ¿Te hacen sentir lo que cualquier ser humano con mente y corazón justos, por fuerza, ha de sentir? Quizá sí, pero ya lo ves, no eres un ser humano con mente y corazón justos, porque, de serlo, no podrías acallar este sentimiento y en tus discursos ya habrías mostrado tu decisión de acabar con cualquier forma de maltrato a los animales, entre otras cosas.

¿Qué te parecen los historiales delictivos que requieran más de una página para enumerar las “hazañas” de un delincuente? ¿Consideras justa la existencia de una ralea que entre y salga de comisarías, calabozos, penitenciarías…como si estos tuvieran puertas giratorias?

No tengo duda de que convendrás conmigo en que hay un millón de cosas que no deberían ser como son. ¡Pero claro! ¿qué futuro tendría un político con pantalones para gritar – la rabia ante tanta injusticia e incongruencia imperantes impediría la mesura de su voz - un programa de gobierno dictado por una mente y un corazón justos?

Si la Justicia, ésa cuya mayúscula inicial no es en respuesta a la gramática, sino al valor supremo que esta expresión contiene, llama a la puerta de tu corazón, lucha contra los dictados de conveniencia de tu mente y déjala entrar, caliéntala en la amorosa placenta que es una sangre “justa”¡y hazla palabra! Juégatela por algo que en verdad valga la pena.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris