Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   A pie de calle  

Fuenteovejuna dijo... ¡No!

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 23 de febrero de 2008, 07:08 h (CET)
Todos conocemos personas, que cuando acceden a puestos en concejalias o adyacentes, parecen decirse ¡ahora es el momento de sacar la guadaña!

No les importa, ni se paran a estudiar, si la labor ya hecha en su campo, merece su continuación en la misma línea, por ser buena. No. El único propósito, es cortar cabezas y “colocar” a sus amigotes o familiares.

Frecuentemente, es su primer trabajo (curioso) y desde él , pretenden domesticar, a quienes llevan 30 añitos currándoselo, sin ningún respeto por el camino recorrido, mientras ellos practicaban el “sofaning”.

Este hecho, suele ocurrir, debido a que los partidos, reparten los cargos entre los afiliados, sin separar churras de merinas y claro, se nota el “kilometraje”.

Pero a veces, esta forma de “trabajar” no sale bien. Mas aun cuando te dan una concejalía, de la que no tienes ni zorra idea, pero ¿qué mas da? Lo que importa es figurar.

Conozco a un entrenador, al que convirtieron en “políticamente incorrecto” por decreto.

Decreto, salido directamente de la entrepierna, de una de estas personas tan “comprometidas con su pueblo”.

Todos los métodos eran validos para “cargarselo”, para que su puesto quedara libre, (eso si, por poco tiempo) y créanme que se trabajó enfática y concienzudamente, por y para ello.

Pero hete aquí que, llegado el momento de la decapitación, en la plaza publica, los alumnos dijeron ¡NO!. O este entrenador… o ninguno.

Las madres y padres de alumnos dijeron... ¡no! Los simpatizantes dijeron ¡no! y además, todos firmaron para que no hubiera dudas y quedara constancia.

Se celebró un reunión, en la que se escucho: ¡estáis en este Ayuntamiento, porque nosotros os pusimos, con nuestros votos. Os hemos elegido para que nos representéis, pero eso no incluye las medidas dictatoriales, injustificadas y los aguillotinamientos basados y sustentados en el odio.

¡Así no se hace la política que queremos!

En aquel momento, el entrenador se sintió (aun mas) obligado a continuar luchando, contra el ínfimo índice de natalidad, la emigración a la capital, el odio al esfuerzo, una educación ausente de hábitos deportivos, el mal olor del sudor, la pelota que te grita “chuta”, las consolas, los chats, las pandillas, las drogas, el mal tiempo, los castigos por los suspensos obtenidos, los noviazgos, el marchar a estudiar a la ciudad, la gimnasia pasiva, los electro- estimuladores, los desengaños competitivos, los objetivos a largo plazo, la ausencia de ídolos esforzados y que presuman de su propia subida a la montaña (veanse Gran Hermano and company) y un largo etcétera que todos conocemos. ¡Malos tiempos para la lírica…deportiva!

Narro este acontecimiento, porque sé que es escaso y por tanto raro, en nuestra piel de toro, donde estamos ya, desgraciadamente, tan acostumbrados a los navajazos por la espalda “en cuanto tocan poder”.

Una vez mas Fuenteovejuna dijo NO, y David venció a Goliat pero eso si… ¡nadie dimitió!

No estaría de mas, que cuando los partidos hicieran sus listas, sopesaran cuidadosamente y distinguieran entre quien viene a servir y quien viene a vengarse o enmierdar, todo aquello que toque.

Y para cerrar, mencionaré al maestro Pérez Reverte:

¡Cuánto más peligro, tiene un imbecil, que un malvado!

Hasta aquí por hoy. Mañana… más o no… ¡quién sabe!

Noticias relacionadas

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris