Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Rodríguez, responsable

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 23 de febrero de 2008, 07:09 h (CET)
Responsable de que tres valientes mujeres, que representan a lo mejor de la sociedad española, que es aquella parte de la sociedad comprometida con la defensa de la libertad, la igualdad, la democracia y la convivencia pacífica, hayan sido salvajemente agredidas por una piara de fachas de la izquierda. Horda de camisas negras que si no pudieron matarlas a palos fue porque no les dejaron. Eso sí, desde días antes se sabía lo que iba a suceder. Han sido estos actos perfectamente planificados. Actos, como las agresiones que la plataforma “Galicia Bilingüe” viene sufriendo a manos de los “kaleborrokeros” gallegos día sí, día también, que generan tensión. Acaso la tensión que el Presidente del Gobierno de algunos españoles le reconocía necesaria al palmero Gabilondo. Tensión considerada necesaria, si no imprescindible, para ganar unas elecciones. Y es que… frente a la posibilidad de quedarse en la poltrona… ¿qué son la libertad, la democracia? Actos violentos y tensos que, cuando escribo estas líneas, no han merecido la rotunda condena que se espera de un Presidente del Gobierno democrático. Y es que ya lo ha dicho José Blanco: “después de las elecciones”. Lo que suceda antes, pelillos al a mar. Tensar y dramatizar.

Si Rodríguez Zapatero es responsable de haber aventado a los salvajes camisas pardas (“Viva el PSOE”, relata el diario “El País” que coreaban los fascistas que quisieron coartar la libertad de Rosa Díez) no es menor la responsabilidad, al menos ética, no sé si incluso de otro tipo, que recae sobre los rectores de las tres universidades convertidas por su inacción en escenarios de tan totalitario comportamiento. Son ellos los que no han cumplido con su deber, que es garantizar la libertad y la seguridad de las personas en el campus universitario. Es más, en el caso de la Universidad de Santiago la decana de Económicas pidió la intervención de las fuerzas del orden y el Rector se negó. La Universidad Complutense, cuyo Rector forma parte de la plataforma de titiriteros del canon, conocida como PAZ y rebautizada ayer para irse a dramatizar a Génova 13 -¿por qué demonios los recibieron?- con un nombre rimbombante tipo “coalición cultural” (la madre… ¡lo que nos faltaba! Los de PAZ, son la cultura. Pues o la cultura en España está fatal o ellos presumen de lo que carecen), no se va a molestar siquiera en abrir expediente. Por cierto… ¿qué me dicen de la responsabilidad de los medios de comunicación? La subdirectora del diario “ADN”, una tal Cristina Fallarás, sudirectora, considera que impedir que Dolors Nadal haga uso de su derecho a la libertad de expresión es algo “proteínico”. Vamos, que a la tipa le ha dado un subidón viendo las imágenes. Aún no ha sido cesada.

Así pues, así está el patio: el Presidente del Gobierno no condena que en las universidades españolas no exista libertad de expresión. Los rectores de éstas dan, con su inacción, cobertura a grupos violentos para que en el antaño templo de la cultura y la sabiduría, ahora reconvertido en pradera para celebrar “San Canuto”-, se agreda a los que osan salirse del pensamiento único y algunos periodistas se dedican a jalear a los violentos.

Está claro: la democracia en España va bien. Y eso que no me he referido la penúltima “buena acción” perpetrada por el Tribunal Constitucional para dejar en la calle a “los Albertos”. Para salir corriendo.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris