Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

Fidel Castro renuncia

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 23 de febrero de 2008, 07:09 h (CET)
El 19 de febrero el diario oficial Granma publicó una carta de Fidel Castro donde él desiste de ser el jefe de gobierno más antiguo del mundo. El renuncia a querer seguir siendo el presidente y el Comandante en Jefe, aunque mantendría sus cargos dentro de la Asamblea Nacional y el gobernante Partido Comunista.

Hace 19 meses él anunció que “transitoriamente” le dejaba el poder a su hermano Raúl mientras se recuperaba de su mal. A medida que a él se le vio recibiendo a varios otros mandatarios (desde Chávez a Lula) muchos pensaban que él iba a anunciar que volvería a sus funciones. Empero, él ha decidido que la etapa “transitoria” debería ser hacia otro camino: uno en el cual él formalmente deja la presidencia pero para convertirse en el poder bajo el trono.

Al fin de cuenta Omar Torrijos en Panamá o Deng Xiaoping en China siguieron siendo los “líderes de la revolución” aunque formalmente no fueran los jefes del Estado o del gobierno.

Castro seguirá supervisando Cuba aunque otros asuman el liderazgo formal del gobierno o de sus FFAA. Con esa medida él quiere garantizar una transición “ordenada”. Primero quiso tranquilizar a su población diciendo que él no dejaba el puesto sino solo por un tiempo y ahora, tras casi un año y medio de haberse comprobado como su hermano mantenía la estabilidad, postula que él deja sus cargos pero sigue siendo el inspirador del sistema.

Fidel quiere, así, gradualmente ir desapareciendo de tanto haber monopolizado la escena política permitiendo que haya un sucesor suyo que no genere cambios ni reacciones bruscas.

El retiro de Castro no conducirá a nuevos cambios mayores en la economía o política, aunque es de esperar que Cuba quiera seguir el modelo de China y Vietnam de ir abriendo su mercado mientras mantiene férreamente el monopolio de la política en manos del partido único en el poder.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris