Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   PP   -   Sección:   Opinión

El hombre tranquilo

Una elucubración en diferido
Francisco J. Caparrós
martes, 29 de septiembre de 2015, 05:37 h (CET)
“Ya no podíamos contar con él. De mierda hasta el cuello como estaba, tenía todos los números para acabar en prisión, y así ha sido. Dentro de lo malo, eso era lo mejor para nuestros intereses. No me miréis así, yo no he tenido nada que ver con su detención; pero me alegro. En la cárcel, lo tendrá mucho más complicado si intenta implicarnos. Y en unos días, la prensa ni se acordará de que fue nuestro tesorero.”

Esto que acabas de leer –si me permites que te tutee-, se corresponde con un trasunto imaginario que escribí poco después de que los hechos acaecidos en los primeros meses de actividad del rocambolesco caso del extesorero del Partido Popular, nos dejasen a todos con la duda de si el ínclito Luis Bárcenas trabajaba solo o gozaba de la connivencia de las más altas instancias de su partido. Y aunque desde el primero hasta el último de sus compañeros por esas fechas, abominaron del exsenador arguyendo teorías, a cuál más descabellada, que intentaban alejarle de la dinámica de aquella formación política, la operación de desprestigio no ha sido tan sencilla ni contundente como a priori se las prometían en Génova. De hecho, su caso todavía colea, y por las últimas noticias que llegan a día de hoy a las redacciones no lleva traza de solucionarse con rapidez ni sutileza.

Luis Bárcenas es de esos tipos –a la vista de los acontecimiento está- que no mueren sino matando. Por eso pienso que, si finalmente se despeña por el precipicio que la justicia le ha puesto delante, no lo hará solo sino que se llevará a un buen puñado de sus excompañeros por delante. Cosa que por otra parte, y dicho sea sin ánimo alguno de polemizar, a Mariano Rajoy no parece restarle horas de sueño.

En cualquier caso, el asunto no pinta nada bien para un partido político, a día de hoy, con tantas vías de agua como para hacer peligrar su flotabilidad, a menos de tres meses vista. Los pobres resultados obtenidos por los populares en los recientes comicios catalanes, dan fe de ello.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris