Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Nos vendrá González a predicar ética y honradez?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 21 de febrero de 2008, 06:03 h (CET)
Bien, no debiera de extrañarnos la irrupción del gran pope del partido socialista, un poco envejecido, eso si, un poco más rico, eso también, pero, de lo que no hay ninguna duda es que algo escaso de memoria o, quizá, algo sobrado de cara dura. Muy mal deben andar las cosas en el PSOE que se hayan vistos obligados a recurrir a esta vieja gloria de los tiempos del GAL ¿recuerdan ustedes como se respetaba entonces el Estado de Derecho en España? Y, por si alguno anda escaso de memoria, me gustaría refrescársela con aquellos famosos casos Roldán, Vera y los regalos de Corcuera a las esposas de algunos ministros, sin olvidarnos de las ayudas al hermano del señor Guerra quien, por cierto, parece que ahora, después de haber criticado a Zapatero en su pequeño panfleto, de pronto, debe haber pensado que con el PP le iría peor y, en vista de ello, se ha salido con su habitual cancioncilla anticlerical que tan bien le va y que tantos réditos les ha proporcionado, pues observen ustedes como de un librerillo de tres al cuarto lo tenemos convertido en un personaje que viste trajes de firma y con el empaque de un intelectual come il faut, aunque con el riñón bien forrado para hacer honor a la casta. No, si estos del PSOE otra cosa no sabrán hacer, pero lo que es forrarse lo hacen a la perfección. Pero, no divaguemos más y vamos a lo que nos interesa. Don Felipe ha entrado en campaña, un poco a regañadientes me temo, porque no pienso que ZP sea precisamente santo de su devoción, pero claro, el deber es el deber y el haber es el haber y como el haber es la partida positiva en toda contabilidad, debe haber pensado que mejor sería arrimarse al árbol del poder que permitir que los del PP gobiernen, lo que no creo que le favoreciera demasiado.

Lo que no me parece que le cuadre demasiado es este discurso un poco rancio del anticlericalismo. En verdad, le recordaba más entonado, más listo y menos pasional cuando gobernaba España; pero claro ha envejecido y las neuronas no perdonan por lo que, quizá imbuido de sus genes familiares, ha decidido insistir en la vieja cantinela de los seudo-republicanos de la preguerra cuando acusaban a los curas de guardar armas en la iglesias y de atentar contra los ciudadanos. Por otra parte, deberíamos recordarle al señor González que en los tiempos en que él gobernaba la nación existía un acuerdo entre el PSOE y el PP por el que en materia terrorista existía un pacto por el cual no se les debía dar ni un minuto de tregua. Supongo que no intentará hacernos creer que Zapatero hiciera nada para acabar con la banda, durante la primera etapa de su mandato, cuando durante la negociación con los etarras (por mucho que ahora quiera sustentar que la policía los vigilaba) ni la policía, ni los fiscales ni los jueces se movilizaron para ir en contra de ETA, ni de las agrupaciones que intentaban representarla. La aprueba de que es cierto lo que digo es que los terroristas, mientras se negociaba, robaron trescientas pistolas y, a pesar de ello, se continuó negociando como si no hubiera ocurrido nada anormal. Ni Felipe González, con toda su aureola socialista, puede cambiar lo que sucedió ni, el terrible traspiés que supuso para ZP el que ETA rompiera, unilateralmente, la tregua es algo que se pueda olvidar fácilmente por el electorado.

En cualquier caso este gran despliegue de última hora del PSOE; esta crispación evidente que se nota en las últimas intervenciones de ZP; esta “dramatización” encargada de “tensionar” y movilizar a sus partidarios; esta nueva estrategia de dejar a un lado la habitual imagen de un Zapatero sosegado, equilibrado y utilizando el tono bajo de la persuasión parece que, ante las noticias del CIS, ha dejado de ser útil y sus asesores deben de haberle recomendado que, imitando a sus valedores de la farándula, eleve el tono de su discurso, se desmadre e utilice como arma de propaganda el insulto, la descalificación y sobre todo la mentira. Ellos sabrán, porque si no hay duda de que este procedimiento puede resultar muy rentable para audiencias gustosas de lo chabacano, enemigas de los razonamientos lógicos y partidarias de vejar al enemigo, como medio de librarse de sus demonios personales; estoy convencido de que, entre muchos de los habituales votantes al partido socialista, habrá muchos que no estarán conformes con este método tan drástico. Me figuro que preferirían escuchar por boca de su líder proyectos concretos de cómo se van a desenvolver en la crisis que estamos padeciendo; sus ideas respeto a como parar el aumento imparable de la inflación y de los precios de los artículos de primera necesidad; qué es lo que tienen en mente para evitar que el parón de la construcción no se extienda a otras ramas de la industria o qué sistema tiene pensado para evitar que el paro se convierta en un problema acuciante tanto para el Gobierno como para el resto de los ciudadanos. Seguramente que a estos señores les preocupará la falta de reacción de nuestro ministro de Economía ante una situación, cuya gravedad se nos anuncia desde todas las instancias internacionales y que, me temo, a muchos de los posibles votantes del PSOE, que quizá tengan problemas para llegar a fines de mes, no les habrá hecho mucha gracia que el señor Fernández Bermejo, este rojillo que ha puesto al frente del ministerio de Justicia, se haya tragado 250.000 euros de las arcas del Estado para amueblarse y acondicionarse un ático suntuoso.

No creo que, en este ámbito, visto lo que sucedió cuando él era el Presidente del gobierno, el señor Felipe Gonzáles sea la persona más apropiada para dar lecciones de ética y honestidad. Un poco de vergüenza y otra dosis de prudencia debieran haber aconsejado a Zapatero y, al propio Felipe, el que éste se mantuviera en un discreto segundo plano en aras al propio interés de su partido. Porque, si yo estuviera en la piel del señor Rajoy, no dejaría de aprovechar la oportunidad para recordarles a los españoles la situación en la que dejó la nación el señor Gonzáles, cuando tuvo que salir de un gobierno que se caracterizó por la corrupción de muchos de sus miembros y de la incapacidad del presidente del Ejecutivo para atajar e impedir que, a sus espaldas (supongamos, en beneficio de la duda, que así fuera), se cometieran crímenes y se robaran, de los dineros de los contribuyentes, para enriquecerse a costa de ellos. En fin, que este PSOE de ZP, parece que anda de zoca en tolondra, cuesta abajo y sin rumbo lo que, si no se remedia en las elecciones, puede resultar nefasto para España.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris