Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Infidelidad conyugal

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 21 de febrero de 2008, 06:03 h (CET)
Una noticia que hace sonreír y que a la vez es muy dramática: Un hombre y una mujer que están hartos de sus respectivos cónyuges se ponen a chatear por Internet. El anonimato los impulsa a pasar de las tonterías iniciales que se decían a un intercambio de mensajes con más carga erótica. Pronto, el galán bautiza “Azúcar” a su musa. Ésta, a su vez”Príncipe de la Satisfacción” a quien la corteja tan delicadamente. No se sabe cuanto tiempo duró el intercambio de mensajes de amor apasionado. Lo cierto es que un día deciden abandonar el anonimato y conocerse personalmente. Acuerdan una cita en un lugar determinado. Tal vez una cafetería con sus rincones envueltos de penumbra protectora de miradas indiscretas. Él vestía un traje gris con una corbata amarilla. Ella lucía uno de blanco con una rosa roja en el escote. El nerviosismo aumenta así como se acerca el momento que debería cambiar sus vidas. Peripuestos para tan importante ocasión y con la fragancia sensual que desprendían los perfumes escogidos para tal evento, se encuentran. ¡Sorpresa! El embeleso del momento se desvanece en un santiamén. El encuentro se produce entre dos personas que duermen en la misma cama cada noche, dándose la espalda, entre las que no se produce ningún diálogo amoroso ni de ningún otro tipo. La pareja se divorcia, acusándose mutuamente de infidelidad.

El anonimato que favorece chatear por Internet tiene esta virtud: Permite que alguien se presente con una identidad falsa. Chatear tiene sus peligros. Uno ha de ser consciente de ello antes de abrir el ordenador y ponerse a chatear con un desconocido. Los resultados son imprevisibles. Ante la duda, para evitar salir chamuscado es preferible tenerlo cerrado y comunicarse con personas de carne y huesos, que es más saludable.

«Príncipe de la Satisfacción» y «Azúcar» estaban insatisfechos de su matrimonio. Esperan abandonar la monotonía asfixiante en que habían caído, cambiando de aires, al relacionarse con una persona que prometía la renovación. En este caso con un desconocido. En otros, continuando una relación iniciada casualmente en una cafetería saboreando el aromo de un exquisito café, o del roce continuo que se produce en el trabajo. Lo realmente importante no es cómo se inicia una nueva relación. Socialmente nos vemos abocados a mantener relaciones sociales con personas del otro sexo, sin que pase nada. Es bueno y saludable no mantenerse atrincherado con cuatro amistades que ya lo han dado todo. Lo que importa de verdad es lo que elabora la insatisfacción conyugal hasta el punto que abre la puerta a la infidelidad.

Normalmente se tiene un concepto equivocado de lo que es el matrimonio. La relación conyugal no consiste exclusivamente de sexo. El eros juego su papel que no debe menospreciarse. Un matrimonio sin sexo, si no es por razones justificadas, es un fracaso y un aliciente a la infidelidad. Un matrimonio basado en el sexo es su ruina porque la sexualidad no satisface las necesidades básicas del ser humano. De ahí que se den tantos matrimonios que naufragan.

Nada material puede saciar la insatisfacción que anida en las profundidades del alma, escondida de las miradas ajenas. Es un error buscar por ahí el propósito de realizarse. No debe olvidarse que el pecado es el origen de nuestra infelicidad. Lo es porque separa de Dios que es la fuente del gozo perpetuo.

Si queremos una buena carretera no la conseguiremos parcheando con alquitrán los baches. Debe hacerse nueva. Un nuevo firme debe sustituir el deteriorado por el uso. En el caso del hombre no se lo puede hacer bueno con parches de religión ni con ordenanzas de civismo y convivencia , que promulgan los ayuntamientos. Se debe llegar a la raíz del alma para transformar al hombre viejo, apedazado como un vestido con muchos zurcidos, en uno de nuevo, como un vestido recién salido de la tienda. Este cambio es la obra de Cristo que por el Espíritu Santo hace dicha transformación.

Cualquier persona por la fe en Cristo posee el gozo de Dios. Esta alegría es permanente y no depende de las circunstancias. Un cónyuge que está en Cristo no necesita el marido o la esposa de otro. Se conforma con la pareja que tiene. Con todos sus defectos. No necesita cambiarla porque sabe que la novedad no le reportará nada más que perjuicios.

El libro de Proverbios contiene dichos muy provechosos que sacarían de muchos líos innecesarios a quienes esperan rehacer sus vidas con la infidelidad. “Serás librado de la mujer extraña, de la ajena que halaga con sus palabras, la cual abandona al compañero de su juventud, y se olvida del pacto de su Dios. Por lo cual su casa está inclinada a la muerte, y sus veredas hacia los muertos, todos los que a ella se lleguen, no volverán, ni seguirán otra vez los senderos de la vida” (2:16-19). Otro proverbio afirma: “Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento, corrompe su alma el que tal hace” (6:32).

Se puede interpretar mal Proverbios,2:16-19 porque quien sobresale en él es la mujer y se la puede considerar como la única responsable de las infidelidades conyugales de parte del marido. Esta es una interpretación que ha hecho mucho mal a las mujeres a los largo de la Historia. El segundo texto citado es más general y no hace mención alguna al sexo. Le falta entendimiento a cualquier persona que comete adulterio. La recompensa que la tal recibe es su propia muerte. La fidelidad también tiene su premio. El camino de la vida.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris