Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Amor Sarko

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 21 de febrero de 2008, 06:03 h (CET)
Los franceses son famosos en el arte del amor. Sin embargo, su actual jefe de Estado ha batido todos los récords mundiales en velocidad en cuanto a romances presidenciales.

Este es su primer San Valentín con su nueva esposa a la que recién conoció hace tres meses y con quien se desposó a cuatro meses de divorciarse del “amor de su vida” Carolina.

El es el primer Presidente francés que durante su mandato se ha divorciado y vuelto a casar. Todo ello en menos de 35 semanas de estar en el cargo. El ganó las elecciones aparentando tener un buen matrimonio, pero luego sorprendió a sus votantes anulando éste y después desposándose con la supermodelo Carla Bruni, a quien conoció once semanas atrás.

Sarkozy no ha realizado aún su promesa de transformar al modelo social, pero sí ha efectuado su más inédito y veloz cambio: el de su Primera Dama.

Sarkozy, puede enajenar a muchos tradicionalistas por estar en su tercer matrimonio y con una “izquierdista” que: fue conviviente de un ex premier socialista (Fabius) y de más de una docena de personalidades, es hija ilegítima, tuvo su único bebé con un hombre casado (quien era, a su vez, hijo de su conviviente) y confesó ser una polígama que gustaba tener varios maridos a la vez.

La crisis económica y su agitada vida sentimental le han hecho que en 5 meses él pierda 20 puntos de popularidad (algo inusual en un Presidente recientemente electo). Varios medios se mofan por que la nueva esposa de Sarkozy siempre hizo campaña electoral contra él, nunca ha querido adoptar la ciudadanía de la Francia donde vive desde chica y es casi 20 centímetros más alta que él (es ella la que no usa tacos y él quien debe usar zapatos que le eleven). Encima, Le Novel Observatour le ha acusado que diez días antes de su última boda él le pidió a su ex esposa reconciliarse.

Mientras tanto se acercan las elecciones municipales donde él puede sufrir su primera derrota en las urnas y uno de sus hijos ha decidido hacer campaña contra el candidato de su padre.

Sarkozy ofreció enrumbar la economía francesa tras el modelo de Margaret Thatcher, pero ahora algunos conservadores ven que él pierde popularidad por estar con su supermodelo. El nuevo enamoramiento de Sarkozy está contribuyendo a que muchas de sus bases se vayan desenamorando de él.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris