Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Crítica de cine  

“No es país para viejos”: Por qué un secundario se convierte en protagonista

Graciela Padilla
Redacción
miércoles, 26 de marzo de 2008, 02:37 h (CET)
El próximo 24 de marzo, Javier Bardem puede convertirse en el primer actor español que gana un Oscar. Estuvo cerca de conseguirlo por su papel de Reinaldo Arenas en Antes que anochezca. Ahora, la estatuilla está más cerca gracias a todos y cada uno de sus minutos de interpretación en la última película de los Cohen. Los críticos y los medios de todo el mundo lo confirman. Bardem parece el único ganador claro en un año de crisis de guionistas y de calidad.

Anton Chigurh es un asesino con valores. Mata fríamente y no deja ningún trabajo sin hacer después de dar su palabra. No le importa el dinero, sólo los encargos bien hechos. Después de capturar a sus presas, cuida de que la sangre no haya manchado sus botas tejanas y se toma un vaso de leche. Así es el asesino de No es país para viejos, el personaje de Javier Bardem que tantas alegrías le está dando. Un hombretón con peinado ridículo, sacado de fotografías mejicanas de los años 60. Su figura clara, implacable, decidida y cargada con una bombona de oxígeno, ya es parte de la historia del cine. Hasta la escritura de estas líneas, el actor que lo interpreta ha levantado veinte premios internacionales. Critics Choice Awards, Globo de Oro, BAFTA, Screen Actors Guild Awards y varios premios de críticos de Nueva York, Dallas, Washington, Las Vegas, Florida o Phoenix. La razón: perfección, insensibilidad, desafecto, bestialidad. Un personaje construido tan perfectamente que se gana la empatía del público a pesar de su inhumanidad. Aunque, contra todo pronóstico, Bardem no ganara el Oscar, los anales del séptimo arte ya han inscrito un nuevo personaje inmortal en su censo.

De eso saben mucho los dos hermanos Cohen, Joel y Ethan, nacidos en Miniápolis en 1954 y 1957, respectivamente. Despuntaron tarde, allá por 1984, con Sangre fácil. Desde entonces, casi todas sus obras se han convertido en películas de culto, expresión demasiado manida en los últimos tiempos. Arizona Baby, Muerte entre las flores, Barton Fink, El gran salto o Fargo, la gran favorita y más premiada. En otro apartado más comercial, Crueldad intolerable y The Ladykillers. Hay que ganar dinero para poder auto-financiarte tus proyectos más personales. Y No country for old men, de título original, ha sido una gran inversión estudiada, trabajada y segura. Había un libro de éxito detrás, la novela homónima de Cormac McCarthy, también autor de Todos los caballos bellos. Pero los Cohen no se han conformado con adaptar. Han reinventado y mejorado una historia de imágenes, para dirigir con maestría una gran historia, de poco diálogo, genial fotografía y buenas interpretaciones. Han vuelto a demostrar que el director es mucho más que un nombre (o dos). Ellos tienen sus señas, su color, su tempo; como todos los artistas geniales, han creado su propio estilo. Del frío de Fargo al desierto de No es país para viejos hay miles de kilómetros que los directores parecen haber caminado a pie, conociendo cada guijarro, fraguando cada plano, imaginando una historia que incluso proyectaron sin sonido alguno. Al final, le dieron voz y le otorgaron la imagen de Bardem, creando un ídolo, de nuevo, digno de culto religioso. Esperemos que sea mentira aquello de que los genios sólo pueden hacer dos o tres obras maestras en la vida. Lo próximo: Burn after reading, ya terminada, con Brad Pitt, George Clooney, Tilda Swinton, John Malkovich y Frances McDormand, reunión de actores fetiches, Hail Caesar y Suburbicon. Talento natural y salvaje como su última obra.

FICHA TÉCNICA
- Dirección y guión: Ethan y Joel Cohen.
- Intérpretes: Josh Brolin, Javier Bardem, Tommy Lee Jones, Kelly Macdonald, Woody Harrelson.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote clausuró su octava edición con casi 1.700 asistentes

'La imagen que te faltaba', de Donal Foreman, obtuvo el Premio a Mejor Película, tras una innovadora deliberación pública

La película 'Le temps des égarés' de Virginie Sauveur gana el Premio a Mejor Película en el Zoom Festival

Attila Szász obtiene el Premio a Mejor Dirección por 'Örök tél'

Steve McQueen presenta en la Academia su última película, 'Viudas'

Con Viola Davis, Cynthia Erivo, Michelle Rodríguez y Elizabeth Debicki

El cineasta Jörg Schmidt-Reitwein recibirá el Premio Honorífico en la Muestra de Cine de Lanzarote

Del 22 de noviembre al 1 de diciembre se podrán ver 24 películas repartidas en cuatro secciones

'El desentierro', de Nacho Ruipérez, triunfa en los Premios del Audiovisual Valenciano

Obtiene seis galardones, entre ellos el de ‘Mejor película’ y ‘Mejor director’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris