Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Esperanza enseña educación al Tripartit

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 19 de febrero de 2008, 03:44 h (CET)
Es natural que la prensa adicta al señor Zapatero, el 90% de la nacional, no haya dado mucha relevancia a lo dicho por Esperanza Aguirre cuando ofreció que, si hubiera suficiente demanda para justificarlo, establecer en Madrid un colegio para que los catalanes pudieran estudiar en su lengua vernácula. Como esta señora es una española de tomo y lomo, fetén donde las haya, no se olvidó de advertir que, por supuesto, en él también se impartirían las preceptivas clases del idioma español, el castellano ¡como debe ser, sí señor! Y es lógico que estos periodistas, tipo Gabilondo, no se hayan hecho eco de tan novedosa y sorprendente noticia porque, la oferta de la presidenta de la comunidad de Madrid, muy sutilmente y tal como ella lo sabe hacer, les acaba de poner un par de banderillas de fuego en las mismísimas ancas de los señores Montilla, Carod y Puigcercós que, según informaciones fidedignas, han hecho que de ellas salga humo sulfuroso, de ese que Pero Botero suele elaborar para sus clientes predilectos. ¡Cómo una madrileña se atreve a poner el dedo en la mismísima llaga del nacionalismo excluyente catalán, con semejante ofrecimiento! Y es que, seguramente, ninguno de los banderilleados se hubiera podido imaginar que, desde su odiado Madrid, se les hubieran podido adelantar en algo que ni a ellos mismo se les hubiera ocurrido plantear en toda su belicosa vida.

Después de unos momentos de desconcierto, cuando han podido sobreponerse al navajazo de la señora Aguirre y, conscientes de la gravedad del caso; han montado en cólera ( que, por cierto es sobre lo único que saben montar, porque montar algo decente en Barcelona son incapaces) y se han apresurado a utilizar su arma preferida, con la que han conseguido que Zapatero les inunde la autonomía con millones de euros, el victimismo y, con ella, han comenzado a desacreditar la oferta madrileña alegando que les querían confinar en un “guetto”, que los querían humillar y qué sé yo cuantas otras estupideces propias de una serie de asnados radicales que, todavía, no han podido digerir como, bajo el Tripartit, Catalunya ha comenzado su declive mientras que la capital de España cada vez crece más, se industrializa más y se ha convertido en un referente económico en toda la UE.

Y es que, a mi se me ocurre comparar a esta portentosa señora, con todas sus letras, que desde su condición de mujer, con sencillez y con dominio de las situaciones, es capaz de dejar constancia de su preparación, de su inteligencia y de su saber hacer sin necesidad de engolar la voz; vestirse de hombre, alardear de feminista y proferir tacos como señal de pertenecer al feminismo recalcitrante de estas que le bailan el agua a Zapatero, engendros dignos de las hijas de Thaumes y Electra (que lo que no conseguían llevarse lo contaminaban con sus excrementos),y que necesitan que una ley les conceda lo que, por sus propios méritos no conseguirían en toda su vida, o sea, la paridad en las listas electorales. Porque debemos reconocer que, la jugada de doña Esperanza, ha sido magistral y ha logrado poner de los nervios a los separatistas, que se han visto descolocados y avergonzados al observar como, desde Madrid, les han dado una lección de respeto a las lenguas y, de paso, les han recordado, muy sutilmente, su comportamiento con el idioma oficial de la Nación, el castellano que, en virtud de la famosa inmersión lingüística, ha quedado proscrito de la enseñanza e incluso se ha prohibido usarlo en los patios de los colegios, aunque sea el idioma vehicular de más del 50% de los ciudadanos que habitan Catalunya.

Cuando uno compara a estas féminas progresistas que reaccionan violentamente ante cualquier advertencia que se les haga desde el sexo opuesto; que consideran machista a cualquiera que se les enfrente con argumentos a sus trasnochadas y envilecidas reivindicaciones, y digo envilecidas, porque ya no reclaman la igualdad con los hombres, lo cual es aceptado por todos, sino que buscan privilegios apoyándose en su condición femenina con lo cual no se dan cuenta de que van en dirección contraria a la Constitución que afirma que no podrá haber distinciones por raza, sexo etc.; con verdadera damas como Mª Fernanda Rudí; Esperanza Aguirre; la valerosa e indomable María San Gil y tantas otras militantes del PP; no queda más remedio que rendirse ante la diferencia de talante, aquí si es aplicable con propiedad el término, entre unas y otras. Y ahora, que está de moda lo de reescribir la Memoria Histórica también podrían establecerse los paralelismos de las socialistas de hoy en día con sus antecesoras las milicianas empistoladas y despendoladas que gritaban consignas por las calles de Madrid y Barcelona y asesinaban curas y monjas como si tal cosa. Recordemos que la historia se repite, no exactamente por supuesto, pero sí se reproducen situaciones muy similares que salvando las distancias marcadas por el correr de los tiempos y las culturas, llevan a resultados muy similares.

Lo que me pregunto es como, el señor Carod o el mismo Montilla, podrán explicar a sus seguidores que desde Madrid les hayan dado una lección de solidaridad, señorío y habilidad política que choca frontalmente con el enfrentamiento, empecinamiento, cerrazón e intransigencia con el que se está llevando a rajatabla, en Cataluña, el tema del castellano, injustamente tratado, satanizado e injuriado como idioma y como lengua que se utiliza por más de 600 millones de hispanoparlantes. Además de ser una insensatez y un flaco favor que se les hace a los estudiantes, al situarlos en desventajas con los del resto de la nación, esta política obtusa y clientelista llevada a cabo desde el Tripartit es la demostración más palpable de la obsesión de Catalunya de hacerse antipática al resto de la nación, ¡Ah!, pero eso sí, cuando se trata de pedir financiación y solidaridad a los españoles, para que les envíen sus impuestos, ¡los primeros¡

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris