Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Día de los escarmentados

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 17 de febrero de 2008, 06:55 h (CET)
“La primera vez que me engañaste la culpa la tuviste tú; en el caso o supuesto de que caiga en nuevos embelecos o posteriores trampantojos tuyos, el único responsable de tales aranas seré yo”. Emilio González, “Metomentodo”

Desocupado lector:

Ignoro si usted ha tenido la desgracia de enamorarse alguna de vez de una persona cínica. El menda, sí. A la mentada he dado en llamarla Carlota, una carota, la “masqueperra” escarlata.

Tras la confesión que precede, entenderá, seguramente, de la roda al codaste, el texto que tuve a bien urdir el otro día, entreverado de contumelias y remoquetes hacia la hipócrita, la susodicha. Quien tuvo o disfrutó y aprovechó la ocasión de leer los vocablos (he de reconocer que ha sabido sacarle el máximo partido o rendimiento, que no miento, a mi estilo, expresiones y lecciones) que usó la desvergonzada habrá podido comprobar que no marraba un ápice cuando di mi parecer e hice mi diagnóstico. Está muy equivocada, de cabo a rabo, la vulpeja si piensa que yo soy como Sarkozy (si es cierto que el presidente francés juntó y mandó las voces que contiene ese SMS, del que todo el mundo habla, ¡vaya sujeto han elegido los galos para ostentar la más alta dignidad y responsabilidad del Estado; vaya veleta es el tío en asuntos de Amor!). Hoy, aquí y ahora, pasado San Valentín, a la única, señera e íngrima mujer que amo con todo mi ser es a Cristina Barú Ardao, más conocida en el mundo literario por Florentina Baldamero (así se llamará, si Dios quiere y tiene a bien concederme la gracia de poder escribirla, la que deseo que sea el mejor de mis proyectos, pues por ahora sólo son eso, esquemas o planes, de novelas).

Según la orate, lo que le escribo ahora a mi amada dama uruguaya es más frío que lo que le escribí(a) otrora a ella. Me hace reír a mandíbula batiente y llego incluso a desternillarme de la risa, de veras, cuando me da por leer las chorradas que trenza. Tengo para mí que lo que le pasa a la raposa es, sencillamente, esto, que es una celosa de tomo y lomo, y una posesiva redomada, y, como el perro del hortelano, no come ni comer deja. ¿Entiende ahora por qué decía en mis urdiduras o “urdiblandas” que le gustaba jugar con dos barajas? ¿Una para ganar y otra para no perder?

La maj(ader)a, aunque acaso fuera mejor, por más acertado, hilar maj(aret)a, a quien tuve semidesnuda o medio vestida entre mis brazos, pretende que aún la siga amando a ella, a quien se está tirando otro (mal, como bien agrega mi Tina; que ha rebautizado a la tal con el sobrenombre o alias de “La malcontenta”). Además, la mentada y lamentable mujer (¡pobre hembra!, ¡cuánto hambre de auténtico hombre debe estar pasando la misérrima fémina!), en apenas horas veinticuatro, todo un récord, es capaz de dedicar, con ocasión del veintitantos aniversario de sus raudas nupcias, un texto, escrito hace seis meses, sobre sus vacaciones veraniegas (¡a ver si esto también lo niegas!) a su marido, con quien hizo dicho viaje, y dedicar otro, recién horneado o salido de su péñola, a quien considera su verdadero Amor, este andóbal, que hace meses, mirando por su salud mental, la ignora.

Ésta va a ser la última vez que me va a joder la jornada la tiparraca. Para mí ha muerto definitivamente. Y es que, amén de ser una mentirosa incorregible, es malévola, perversa. ¿Se da cuenta de que lo único que buscaba con su texto del otro día era malmeter, que mi amada se indispusiera conmigo?

Bueno, pues ya sabe, si todavía está dispuesto a jugarse los cuartos con ella, cómo se las gasta y de qué pie cojea la zorra.

Le desea que pase un día indeleble, pintiparado, quien no puede borrar su pasado, reverencia con el alma entera a su amada dama uruguaya, Tina (puede estar seguro de que si la urraca llega a leer esto se pondrá de los nervios y hasta tirará de los pelos), y se tiene por su seguro servidor, de Florentina y de usted.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris