Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

La coherencia de Bermejo me ha dejado perplejo

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
domingo, 17 de febrero de 2008, 06:55 h (CET)
Durante los años más negros de la Historia de España los políticos habían venido a lucrarse. O se lucraban al paso de sus servicios al sufrido pueblo. En esto hemos tenido de todos los tonos, colores y opiniones políticas si nos remontamos simplemente un siglo atrás. La corrupción no solía distinguir banderías políticas y recalaba en las puertas del que se dejaba tentar. Ministros corruptos hemos tenido de todos los colores, pero, quizá porque gobernó más años, siempre había un tufillo de corrupción rodeando a la derecha, quizá porque “cuando el río suena, agua lleva” o quizá porque a la izquierda siempre se le ha dado muy bien la agitación y propaganda.

A Zaplana le montaron un número impresionante por decir, él jura que nunca lo dijo, que había entrado en política para enriquecerse. Y sobre eso se montó una campaña que casi acaba con su carrera, de hecho hace bien poco se lo recordaban en el Congreso de los Diputados. En los momentos presentes tenemos alcaldes de todos los colores imputados por hechos próximos a la corrupción. Sin embargo fue durante los últimos años de Felipe González cuando más alarma social se levantó con este tema. Y con razones fundadas, claro: Roldán y el hermano de Alfonso Guerra fueron claros ejemplos de lo que no se debe hacer o de cómo la corrupción acabó con los últimos años de aquel presidente de Gobierno, con las ilusiones de muchos y la inocente ingenuidad izquierdista de algunos.

Sin embargo a la izquierda siempre se le ha dado muy bien el discurso de la limpieza y bonhomía, siempre se ha sabido presentar con un aura de perfección arcangélica que la separaba de la derecha, que en el imaginario político popular aparecía tradicionalmente ligada al caciquismo, al amiguismo y a los subterfugios económico-legales. Es un discurso que ha calado profundo en el ideario de algunos ciudadanos, que no admiten la posibilidad de que a derechas e izquierdas puedan corresponder por igual desmanes y aciertos, honestidad e impudicia.

Digo que a la izquierda siempre se le ha dado muy bien este discurso, mientras la derecha se he mostrado tradicionalmente acomplejada, asustada y torpe. Desconozco la razón, sin embargo, de que todavía en el siglo XXI algunos insistieran en este torpe argumentario. Como el ministro de justicia, por ejemplo.

La matraca que da tradicionalmente con estos temas ligados a la honestidad de la izquierda y la perversidad intrínseca de la derecha. Los esfuerzos pedagógicos que realiza, cuántas lecciones doctorales nos brinda, cuántas verborreas excathedra nos ofrece, cómo se le llena la boca, cómo se le ilumina la sonrisa.

Supongo, estoy absolutamente seguro, que el ministro es honesto, que jamás osaría llevarse al bolsillo un solo euro ajeno. Estoy convencido de que el ministro Bermejo es de izquierdas, no dudo de que piensa sinceramente lo que dice de la derecha. Pero acabamos de comprobar que, opinando lo que opina por muy honesto y sincero que sea, sus modos de obrar son exactamente iguales que los de derechas que tanta crítica merecen.

Por sus obras los conoceréis. Aunque, claro, estamos en un Estado laico, así que quizá no importe.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris