Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Inmigración, ¿demagogia o sensatez?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 14 de febrero de 2008, 03:20 h (CET)
Nada más los radicales, aquellos que quieren sacar fruto de cualquier cosa que pueda parecer que no encaja con el ideario de la izquierda, se lanzan en tromba contra los que ponen en tela de juicio el que, en España, se acepte la inmigración de forma indiscriminada y sin condición alguna. Aparte de que, por desgracia, hemos tenido que soportar la delincuencia de todo tipo que nos ha llegado, tanto de Sudamérica como de los países del este; es evidente que existe un número importante de inmigrantes que no han hecho el más mínimo esfuerzo para aceptar nuestras costumbres, nuestras leyes y nuestra civilización occidental, fomentando la aparición de guettos en los cuales se siguen practicando actividades que, en muchas ocasiones, resultan preocupantes si no manifiestamente hirientes para la sensibilidad de muchos españoles. Si, en principio, la inmigración puede resultar beneficiosa para suplir la disminución de la natalidad que padecemos, fruto de las nuevas circunstancias sociales, del nuevo concepto de la familia y, especialmente, del hecho indiscutible de que la mujer se ha incorporado masivamente al trabajo con las consecuencias que esto comporta para el cuidado de hijos menores; no debemos olvidar que, un aumento tan brusco de población, entraña problemas añadidos derivados de la adaptación de culturas distintas, de étnias en muchos casos marginadas en sus propios países de origen y de las propias dificultades de acogida surgidas de las distintas costumbres, a veces enfrentadas, entre los inmigrantes y los ambientes españoles en los que deben integrarse.

Por eso suena a demagogia, a recurso manido y a no querer aceptar la realidad que todos vemos a diario en nuestro entorno, el tachar, por parte de ZP y sus acólitos, los socialistas, de xenófobas y de insulto a los inmigrantes el querer establecer una política de inmigración fundamentada en unas reglas, que no tienen otro objetivo que evitar esta confrontación entre las diversas culturas que forzosamente se ven obligadas a convivir en un mismo país. No han sido precisamente un ejemplo a seguir las distintas regularizaciones llevadas a cabo por el Ejecutivo socialista, unas a la fuerza, a causa de la presión de una masa incontrolada de gentes que, aprovechándose de la debilidad de la vigilancia en nuestras fronteras, nos invadió, tomando por asalto a nuestra nación, y otras, menores, pero no por ello menos injustificadas, motivadas por la necesidad de regularizar la situación de las pateras que invadieron las Canarias y que siguen llegando a dichas islas y otros puntos de la península sin que, al parecer, se haya encontrado el sistema de parar tal éxodo, a pesar de los infructuosos viajes de Moratinos a África y de los cientos de millones con los que ha intentado comprar a los dictadores, que han encontrado el sistema para disminuir la pobreza de sus países utilizando el sistema de deshacerse de parte de sus habitantes menesterosos.

Dejando aparte el hecho cierto de que, por cada inmigrante que se incorpora a un puesto de trabajo en España, en virtud de las leyes de reagrupamiento familiar se pueden contar con un mínimo de dos o tres personas más de su familia (en ocasiones difícil de demostrar) que se desplazan a España con ellos. El impacto que pueda ocasionar el que unos millones de personas de distintas procedencias se afinquen en nuestras ciudades y la incidencia que puedan ocasionar a nuestra Seguridad Social el que, por una sola cotización, se tenga que atender a cuatro o cinco beneficiarios más, que no aportan trabajo ni riqueza, puede resultar una carga difícil de sostener. Si, por si fuera poco, sabemos que los primeros que van a ser perjudicados por la crisis económica van a ser ellos y, por tanto, van a contribuir a aumentar el desempleo y a ser beneficiarios de sus prestaciones; podremos decir que es un factor que puede ser determinante, en un futuro próximo, en la financiación de nuestro sistema de Pensiones y en el sostenimiento de nuestros sistema Sanitario, ya saturado en demasía.

Pero no perdamos de vista a todos aquellos que vivaquean por nuestras tierras, sin contrato, sin trabajo, viviendo a salto de mata cuando no delinquiendo, que nos han aportado una cultura propia de la favelas brasileñas y de los barrios bajos de las repúblicas de Cono Sur, desconocida en estas tierras hasta su llegada, que se ha implantado de forma violenta en nuestra sociedad, con la aparición de bandas latinas; la llegada de organizaciones para-militares provenientes de antiguos luchadores y guerrilleros kosovares y de otros territorios del este, que han conseguido poner en cuarentena la proverbial seguridad de la que gozábamos, aparte de aumentar de una manera alarmante el número de crímenes por violencia de género. Este lumpen, que se ha asentado valiéndose de la permisividad de nuestras autoridades (en Catalunya se encuentran tan a gusto que se mueven en ella como peces en el agua) y atraídos por la fama, que hemos adquirido en el resto del mundo, de ser una nación de acogida de todo tipo de tendencias y sumamente flexible ante comportamientos delictivos y antisistema; con una policía tolerante y poco efectiva; es una bomba de relojería que, si permitimos que se vaya desarrollando sin ponerle coto, es muy probable que en una plazo relativamente corto convierta a algunas de nuestras ciudades en algo parecido al Chicago de los años 30.

Ante esta perspectiva el que se haya hecho una propuesta de que se ponga en marcha un contrato de integración que tenga por objeto el controlar quien entra en nuestra patria, que quien venga lo haga para trabajar y no para delinquir; que se expulse a los delincuentes de vuelta a sus países de origen; que los que vengan se comprometan a integrarse en la sociedad española, ateniéndose a nuestra leyes, pero no sólo de puertas para afuera ( como parece que quiere el señor Zapatero a quien, por lo visto, le basta con el formulismo de una aceptación simbólica), sino con todas sus consecuencias ( prohibición de ablación del clítoris, supresión de la poligamia etc). Porque esta “pluralidad” de la que se jacta el señor ZP, no puede, de ninguna manera, significar el mirar hacia otro lado cuando se cometen actos que repugnan a nuestra conciencia de ciudadanos y que atentan contra nuestro ordenamiento jurídico. Si vienen a vivir con nosotros tienen derecho a gozar de nuestros derechos pero, y ello no puede ser olvidado, tienen la obligación de asumir todos y cada uno de nuestros deberes. Esto supone el contrato propuesto por el señor Rajoy y, prueba de su oportunidad es que, solamente, se han opuesto frontalmente a él aquellos que hace unos días ofrecieron apoyo a ZP, los que pretenden islamizar a España y traernos sus propias leyes islámicas (cortar las manos a los ladrones, ahorcar a los homosexuales y apedrear a las adúlteras, entre otras exquisiteces) Sólo la ignorancia, el fanatismo y la inconsciencia de algunos, puede estar en contra de una medida tan oportuna y necesaria para regular esta invasión descontrolada que padecemos desde que ZP y los suyos gobiernan España. Pero ya sabemos, ¡el PSOE no se ahorra con nadie, va a lo suyo!

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris