Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Miserable radicalismo

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 14 de febrero de 2008, 03:20 h (CET)
Me ha parecido ridículo, por no decir esperpéntico, ver a los ‘titiriteros’ pedir el voto para el presidente Rodríguez. Han demostrado una actitud servil, propia de besamanos; aunque no tenían otra alternativa después del graciable canon. Do ut des.

En democracia lo más interesante es saber hacer el ejercicio de la crítica y, si es constructiva pues mejor. Hasta ahí no han llegado los de la plataforma que apoya a Rodríguez. Su apoyo bananero ha tenido un sustento ideológico cuya manifestación ha sido el insulto puro y duro. Han llamado de todo a los votantes del Partido Popular y al propio partido. Ya lo hicieron antaño con el “Prestige” y lo han vuelto a repetir.

No dan más de si. Miserables los ha habido en todas partes y en todo tiempo. No entiendo los insultos de la plataforma, como tampoco entiendo eso de que la alegría sea una trinchera. Esta gente no ha evolucionado. Sigue con el lenguaje ‘guerracivilista’, propio de la siniestra sin civilizar, hortera y anquilosada. Ya son mayorcitos para saber que la alegría no es una trinchera, sino una sensación, un sentimiento o, exagerando un poco, como diría el poeta, un estado del alma.

Comparto plenamente la crítica que ha hecho Álvaro Pombo al respecto. Del mismo modo que comparto su afirmación respeto a que “no hay que atrincherarse en España. Hay que salir a la intemperie”. Tal vez los ‘titirifachas’ pretendan atrincherarse para apoyar a De Juana Chaos, proteger a Arnaldo Otegi, seguir manteniendo el espíritu negociador con ETA o financiar a ANV. Si esa es su guerra, para ellos solitos. Con su pan se la coman.

Me hubiera gustado verles en el País Vasco, defendiendo la democracia y enfrentándose a la ‘serpiente’. Pero, claro, la culebra venenosa ha sido la socia soterrada del presidente Rodríguez y su Ejecutivo. No se puede hacer un feo al jefe, y menos si te da jugosas subvenciones. No podía haberles definido mejor Álvaro Pombo: “La babosa sumisión al poder me parece servil”.

Hay otros ‘titiriteros’, aunque de la familia más radical de la equivocada política, que no han aparecido ahora. Son los gallegos de la denostada plataforma ‘Nunca Màis’. Aquellos que llamaron asesino a Aznar y a todo el que se cruzaba en su camino, con el único objetivo de apoyar al socialismo y dañar al Gobierno de aquel momento. Aquellos mismos a quienes Galicia solo les importaba para acercarse al ‘pesebre’ de la Administración, como así han hecho entre el PSG y el BNG. Aquellos que, en muchos casos, se enfrentaron a los españoles que fueron a limpiar las costas del chapapote al grito de “Galicia, para los gallegos, fuera españoles”.

Un tercer grupo de energúmenos han hecho su reciente aparición en la Facultad de Económicas de Santiago de Compostela. No solo la han tomado contra María San Gil, sino que le han acusado de españolista y de terrorista. Curiosamente esos mismos grupos del radical y vulgar independentismo gallego no se han hartado de vitorear a ETA, Segi Y Jarrai. ¡Ver para creer! Es muy peligroso que Galicia y Cataluña copien las formas radicales vascas. Seguro hay muchas cosas buenas que se podrían copiar. Torpes hasta para eso.

“Españolistas fuera de Galiza”, no solo se lo han restregado a María San Gil, también lo hemos tenido que soportar muchos otros cuando hemos acudido a Galicia como conferenciantes, visitantes, turistas o admiradores de esa tierra. Malos derroteros toman los radicales. Lo peor de todo es que están tomando posiciones. Habrá que ver para qué exactamente; aunque creo que pierden el tiempo. Decía Benjamín Franklin que “si el tiempo es lo más caro, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches”.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris