Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

El discurso de la amenaza

Carlos Ortiz de Zárate
lunes, 21 de septiembre de 2015, 06:29 h (CET)
Siquiera se respetó la tregua de los Cien Días a los gobiernos del cambio, pero no se escuchan voces que pidan cuentas a la Unión Europea por el incumplimiento, año tras año, de objetivos proclamados desde la gestación del proyecto común. Es llamativa esta benevolencia cuando los efectos de estos incumplimientos están aumentando la desigualdad entre los Estados miembros y dentro de los mismos, recortando derechos ciudadanos y potenciando los graves conflictos que nos toca vivir. Es escandaloso que en lugar de rendir cuentas nos amenacen si queremos encontrar alternativas a un proyecto que hace aguas.

En su declaración del 9 de mayo de 1950, Robert Shuman proclamó “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho. Entonces el proyecto era la CECA y los padres fundadores pensaban en una Federación de la Europa de las Regiones.

El Acta Única Europea, 17 de febrero de 1986 insiste sobre la prioridad de lograr la cohesión económica y social. Sin embargo ya existía el conocido como el Archipiélago de Europa, una red de ciudades que concentraba y concentra el grueso de la riqueza. No se han producido avances, sino al contrario. Lo mismo se puede decir de la Europa de las Regiones, el poder de la UE está concentrado en los Estados ricos y la cohesión no es sino una mera proclamación, sistemáticamente incumplida.

De esos polvos vienen estos lodos, pero la UE, en vez de someter a diagnóstico y terapia un funcionamiento que hace aguas, amenaza a los griegos y a los catalanes que voten por alternativas. La actualidad también nos muestra el fracaso de la Política Agraria Común, que no cesa de incumplir sus objetivos proclamados, de mantenimiento del territorio, protección al medio ambiente y desarrollo local. El conflicto de la leche, la desertización rural y el uso de substancias agresivas para el medio ambiente o para los consumidores, me parecen pruebas de este fracaso.

Las amenazas, las tragedias, la barbarie y el miedo no nos dejan escuchar las voces sobre los resultados obtenidos por los Cien Días de los gobiernos del cambio o que reclaman el rendimiento de cuentas a la UE.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris