Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Carlota, amén de carota, ¿una superdotada para la befa?

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 14 de febrero de 2008, 03:20 h (CET)
Según definición que (si no es definitiva, poco, muy poco le falta para serlo, pues va camino de lograr el mentado colofón, o sea, anda a escasos metros de coronar dicha cumbre o cima) diera in illo témpore don Javier Tourón, a la sazón, presidente del Consejo Europeo para la Alta Capacidad y profesor de la Universidad de Navarra, la superdotación es “el resultado de un proceso continuo de aprendizaje, que convierte la capacidad potencial de los alumnos en rendimiento”.

Como el menda la considera a usted (a usted, desocupado lector, no; sólo a Carlota, la “masqueperra” escarlata, quien, además de carota, ¿se tiene por una superdotada para la burla, la mofa?) un espécimen o semejante que vino al universo o mundo con un altísimo cociente intelectual y una capacidad creativa fuera de lo común, hija de una imaginación lata, insólita, íngrima, ilimitada; para que usted no se aburra (quiero decir, para que no sea burra y no lo interprete así, de la guisa susodicha), ya que suele entenderlo (como la excelsa ama de casa o “mamaruja” que también es; al menos, de esta exquisita y fina manera firmaba, cuando empezó a hacer sus pinitos en el ámbito de la literatura, algunas de sus urdiduras o “urdiblandas” y la sigue llamando de tal modo uno de sus petalitos, el que aún no ha conseguido emanciparse) todo a la primera explicación, y como intuyo que usted se halla y siente deficitaria en cariño paternal, maternal, marital, fraternal y filial y en estímulos inteligentes; para que no se desperdicie todo el capital o caudal humano que usted lleva por doquier, tan valioso (un desastre –y no ocasionado precisamente, de ninguna de las formas, por un sastre-, si se perdiera), este andóbal le va a proporcionar a usted, no se (me) quejará, los medios pintiparados para que vuestra merced pueda desarrollar todo el inusitado rimero de capacidades que acarrea consigo a las mil maravillas.

Desde ahora y aquí mismo, adquiero el compromiso ineludible de proporcionarle todos los días diversas razones (procuraré que sean todas de peso), diseminadas o intercaladas en mis textos, para que usted les extraiga todo el zumo o saque el máximo partido o rédito, de veras.

Nunca la desampararé a usted; jamás la dejaré en la estacada; y seguiré motivándola y motejándola (de) necia, hasta que, aunque no haya fijado en su memoria la obligación que tiene de tolerarse a sí misma, al menos, haya aprendido a respetarnos al resto, maj(ader)a.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris