Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Pero, ¿qué España nos deja usted, ZP?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 13 de febrero de 2008, 03:22 h (CET)
Cuando un gobierno se pasa tres años viviendo de las rentas que le ha dejado el equipo anterior debería ser más precavido a la hora de sacar pecho ante la ciudadanía. Le concedo al ejecutivo del señor ZP el haber sido el causante de que se aprobara el Estatut catalán, lo que le ha granjeado el reconocimiento eterno de los separatistas catalanes; también admito que ha sabido meterse en el bolsillo a los homosexuales gays y lesbianas, con la aprobación de este nuevo e insólito modelo de familia para la que la naturaleza no estaba preparada, al menos si nos atenemos al modelo de órganos sexuales que se precisan para reproducirse. No puedo dejar de reconocer que ha hecho ímprobos esfuerzos para congraciarse con los abertzales de ETA y, si no ha logrado llevar a buen puerto la negociación, no se puede decir que no se haya forzado en ello, antes y ahora, aunque últimamente, por aquello de cubrir las apariencias, y ya que estamos en Carnaval, parece que se ha disfrazado de exterminador de terroristas, pero no es más que eso, un simple disfraz, del que despojará cuando haya pasado el 9 de marzo si es que, a pesar de todo, consigue ser reelegido para un mandato más.

Lo que, evidentemente, debemos descartar, es que haya llevado a cabo ninguna política económica propia, salvo algunas intromisiones esporádicas en el campo de la empresa privada (OPA’s de EON y Enel sobre Endesa), más propias de filibusteros que de un gobierno serio que pertenece a la UE. En todos los otros aspectos, el señor Solbes, bien es verdad que a trancas y barrancas, debido a los obstáculos que le han puesto sus propios correligionarios, no ha hecho otra cosa que seguir las directrices del señor Rato del PP. Olvidémonos de aquellas declaraciones en las que hablaba de haber recibido “la despensa vacía” del PP, fruto de su enorme cara dura y, con toda probabilidad, chinchado por las ratas de su propio partido; porque, si en verdad, ha habido algo en lo que se distinguieran el señor Aznar y los suyos fue, sin duda, en sacar a España del agujero negro económico en el que la había dejado el propio señor Solbes, cuando gobernaba Felipe González. El que niegue esto es que no sabe nada de economía, que esta obcecado por prejuicios o que no soporta que el PP haga algo bien.

Por eso cuando el señor ZP se nos sale por peteneras, intentando que nos traguemos este higo chumbo que nos ofrece de que “llegaremos al pleno empleo” o que “las dificultades nos vienen de fuera” o lo de los empleos que ha creado en tres años, no nos queda más remedio que decirle, parafraseándole, que si ocurrió así fue precisamente porque “ la bonanza nos vino de fuera” y, por si fuera poco, inundó el país de inmigrantes que se tuvieron que conformar con los “empleos basura” para no morirse de hambre. Otros optaron por un sistema más fácil y, a la vez, más lucrativo, como pudiera ser el robo, el asalto o el atraco. Sería un ejercicio muy saludable y a la vez muy ilustrativo que nuestro Presidente y su sicario el señor Solbes, en lugar de publicar las balanzas fiscales de las autonomías, algo que sólo interesa a los catalanes para tener una excusa para exigir más dinero, nos ilustraran sobre las medidas de política económica que han desarrollada durante todo el periodo en el que han gobernado.

Me quieren decir ustedes ¿qué mérito tiene un gobierno cuando recibe del anterior la economía en periodo de vacas gordas, la construcción en plena expansión y la industria saneada?¡ ninguno!, porque basta limitarse a guiar la nave con viento de popa, dejándose llevar por los vientos favorables. Como la tripulación, léase iniciativa privada, sabía lo que hacer no fue preciso ningún esfuerzo del Ejecutivo en este sentido.¡Ah! pero, como todo en la vida, todo ciclo tiene un final y, queramos o no, ha comenzado un nuevo ciclo en el que sí se precisa de una mano firme para sujetar el timón, cuando el temporal amenaza con hacer zozobrar la embarcación. Y en lugar de fajarse y tomar la iniciativa, el señor Zapatero y su ministro de Economía, se dedican a contarnos sus “batallitas”; sus pírricas victorias de los años pasados pero, fíjense ustedes en ello, no proponen ninguna solución; ninguna medida para atajar la crisis; ningún camino para evitar la subida de los precios o paliar el desempleo; sólo promesas vacuas, utopías de futuro para cuando ganen las elecciones, pero sin concretar, sin explicar a la ciudadanía por qué sistema mágico van a conseguir que, a partir de marzo, toda esta recesión que se nos viene encima, como ocurre en Europa y Estados Unidos, no nos va a afectar a nosotros que, por si no bastara, somos uno de los países en el que la burbuja inmobiliaria es mayor y, por tanto, más proclive a que nos caiga encima aplastándonos.

Oigamos a la señora De la Vega, sus sincopadas explicaciones. Escuchemos su triunfalismo de vendedor de feria y comparémoslo con el entorno en el que vivimos. No hay crisis, España está preparada para lo que se nos viene encima, no hay que preocuparse; sí, sí, señora mía, todo esto está muy bien para decir en un escenario de teatro, donde la gente está predispuesta a tragarse la ficción; pero cuando uno tiene que pagar los artículos de primera necesidad a precio de oro; no le basta el dinero para la cuota de las hipotecas; se tiene que entrampar para atender las letras que le vienen y, encima, observa como cada día que pasa, en lugar de ir a mejor se va retrocediendo y, por si fuera poco, se está preguntando cuánto tiempo le durará su empleo, viendo como las empresas se cierran, los despidos proliferan y la gente en el paro aumenta en cifras escalofriantes; es poco probable que nos lo vayamos a tragar por mucho que usted se empecine en dorarnos la píldora. Si un gobierno de una nación, ante una situación de peligro para los ciudadanos, sólo sabe reaccionar dándole las culpas a la oposición; metiéndose con la Iglesia como cortina de humo; prometiendo la Jauja, pero sin tomar la sartén por el mango y adoptando medidas, por muy antipopulares que puedan parecer, para reactivar la confianza de la ciudadanía, impulsar la iniciativa privada –reduciendo impuestos y cerrando la espita de la inmigración para evitar el colapso de la Seguridad Social –; entonces, señores, no hay más remedio que sustituirlo por otro que sepa donde está su mano derecha, porque la izquierda ha demostrado ser incompetente para la tarea de gobernar. Y es que ZP debería aprender de aquel sabio que dijo: “La primera de las cosas necesarias es no gastar lo que no se tiene” Algunos son expertos en ello.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris