Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Iglesia, labor social y asistencial

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 12 de febrero de 2008, 02:06 h (CET)
En este triste, injusto y lamentable ataque que el Gobierno socialista ha dirigido por todos los medios afines y con toda su patulea, que vive de la sopa boba del Estado- llámese mamandurrias o canon digital,- el cardenal de Sevilla, monseñor Carlos Amigo ha dirigido unas sencillas palabras, que deberían hacer pensar a toda persona, empezando por los dirigentes socialistas a quienes se les calienta tanto la boca y despotrican contra la Iglesia sin pesar ni pensar lo que dicen.

Monseñor Amigo dijo que una cosa es separar Iglesia y Estado y otra convertirse en enemigos irreconciliables. «El problema no puede ser la Conferencia Episcopal ni el Gobierno, sino la gente a la que tenemos que servir desde uno y otro lado.¿Qué pasaría si pusiéramos en la puerta del Ayuntamiento a las 400 personas-(es un solo ejemplo a tener presente) que asisten las monjas cada día en los comedores de Sevilla”.

A este propósito he leído un comentario de un anónimo comunicante de Internet que hago totalmente mío y que dice lo siguiente: “Sería muy interesante, hacer por lo menos un día la prueba: que la iglesia dejara de hacer su función de asistencia y apostolado (todos a la vez), para que se viera lo que podría pasar. Ya está bien de demagogia de la gente en principio inculta, malintencionada y vulgar ( no quiero señalar a nadie) y entonces se vería qué pasaba, pues todos esos servicios tienen un precio, que si la sociedad civil tuviera que pagarlos, no habría dinero para hacerlo, de modo que menos lobos, señores del gobierno, satélites y gente....

Si de verdad tuvieran que pagar todos los servicios que la Iglesia hace gratis total, os enteraríais de lo que vale un peine. Yo provocaría una huelga de la iglesia católica en España, unos días, nada más, a ver que pasaba con la ingente cantidad de gente a la que asiste, y se la mandaría a toda esa gente a la puerta del Congreso o la Moncloa, a ver que duraba el impresentable presidente del gobierno que padecemos, ignorante, demagogo, masón y ahí me quedo”. Sin comentarios.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris