Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Crítica de cómic   -   Sección:   Libros

‘Gánster judío’ de Joe Kubert, cómic negro, simplemente correcto

Herme Cerezo
Herme Cerezo
viernes, 25 de abril de 2008, 01:39 h (CET)
‘Gánster judío’ entra dentro de lo que ahora se llama una novela gráfica o un cómic novela, que me gusta más. Por su extensión, 143 páginas, caería en la categoría de novela gráfica o cómic novela corta. La acción transcurre en Nueva York, por los años treinta, la época de la Depresión, caldo de cultivo idóneo para los personajes (matones trajeados, prestamistas de interés abusivo, putas de bata abierta y zapatillas de raso, chicos sin porvenir), que deambulan por el Brooklyn dibujado por Joe Kubert.



Portada del cómic.


Es ésta una historia típicamente gangsteril (de gángster y con g, aunque el título no la incluya, porque para eso lo autoriza la RAE y lo certifica el DRAE). El joven Ruby, deseoso de salir de la miseria sin reparar en medios, decide abandonar la escuela para encuadrarse en una pandilla de pistoleros y ajustacuentas, gobernada por alguien a quien todos reverencian como el Gran Jefe. Hijo de un sastre y de la cocinera de un restaurante, un matrimonio judío que emigró a EE.UU. cuando él era muy pequeño, Ruby, de la mano de Monk, un tipo fornido y virulento, sicario a sueldo del Gran Jefe, se introduce en los vericuetos de la delincuencia organizada y profesional. El aprendizaje constará de sencillos encargos y fáciles recados, mientras que la graduación revestirá tintes muchos más duros y violentos.

‘Gánster judío’ no aporta nada especialmente novedoso al género negro. El argumento es tradicional, sin piruetas espectaculares, con las dosis de violencia y sexo precisas para entretener al lector sin pasarse. Mientras lo leía, resultaba inevitable establecer un cierto paralelismo entre este cómic y las viejas novelas del Oeste (ya saben, Keith Luger, Estefanía, Silver Kane, etcétera), que se bebían con fluidez y se olvidaban de igual modo, allá por los años cincuenta, sesenta y primeros setenta. Es decir, literatura, cómic en este caso, de consumo rápido, de paso, de entretenimiento. Lo cual, bien mirado, tampoco está mal.

Joe Kubert sobresale más en ‘Gánster judío’ por los encuadres de sus viñetas - la influencia de Will Eisner no queda muy lejana -, que por su dibujo. El inglés se maneja mucho mejor en las vistas generales que en los primeros planos, donde su dibujo, a mi juicio, no alcanza la intensidad requerida en algunos momentos y resulta excesivamente sencillo. Son especialmente bellas las portadas que separan los siete capítulos que dividen la obra, auténticas postales de época todas ellas, en las que el color gris acompaña de modo sobresaliente al blanco y negro con el que está realizada la cómic novela. Me quedo con las de ‘El cacharrero ambulante – Brooklyn’ o con ‘Cambio de estación’.

Sobre el lugar de nacimiento de Joe Kubert, me tropiezo con datos contradictorios. Todas las fuentes consultadas coinciden en el año: 1926, pero difieren en el lugar de nacimiento: Yosel (Polonia), Inglaterra o EE.UU. También están de acuerdo en que Kubert se crió en el barrio de Brooklyn y que era hijo de emigrantes polacos. En 1939, Harry Chesler lo admitió en su estudio de producción de cómics. En esa época colaboró en relatos de aventuras como Volton y Flagman, entre otros. En los años cincuenta ya había adquirido un gran dominio del dibujo de la anatomía humana, prueba de ello es su serie ‘Tor’. En los años sesenta, junto con el guionista Bob Kanigher publicó dos series de mucho éxito: ‘Sgt. Rock’ y ‘Enemy Ace’. En los setenta se produjo quizá el mayor logro de su carrera, al realizar varios álbumes de la serie ‘Tarzán’, basados en las novelas originales de Edgar Rice Borroughs. En los últimos años, sus trabajos más representativos son ‘Fax From Sarajevo’, Biblioteca Grandes del Cómic: ‘Tex – Especial Joe Kubert’ y ‘Entre el Infierno y algo peor’. En resumen, ‘Gánster judío’ es la obra de un gran clásico del mundo del cómic, que incluso fundó la prestigiosa ‘Escuela de Cómic Kubert’, pero que aquí sólo entretiene, sin levantar grandes pasiones ni expectativas. Cómic negro, simplemente correcto.

____________________

‘Gánster judío’, de Joe Kubert. Editorial PlanetaDeAgostini, 2007. 143 páginas, 9,95 euros.

Noticias relacionadas

Huso publica "La mujer moderna y sus derechos", la Biblia del feminismo español

La investigadora Mercedes Gómez Blesa conversará con la magistrada María Luisa Balaguer en la presentación

El insensato

Un microrelato de Esther Videgain

Deusto publica 'Leviatán. O la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil'

El libro más conocido de Thomas Hobbes, con traducción de Antonio Escohotado

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris