Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Interminable campaña

Pascual Falces
Pascual Falces
lunes, 11 de febrero de 2008, 23:18 h (CET)
Un inconveniente de este remedo (copia o imitación; algo que se procura que sea igual que cierta cosa) de Democracia que se estableció en nuestro país para el buen gobierno y desarrollo de quienes en él habitan es, que, prácticamente, se inicia la campaña electoral al día siguiente de terminar las anteriores elecciones. Con seguridad, se trata del ansia de sostenerse en el poder de los que las ganaron y gobiernan, y el afán de los que perdieron, y, que, desde la Oposición (otro remedo), intentan que las cosas vuelvan a estar como cuando ellos ocupaban la responsabilidad de gobierno.

Todo ello viene a traducirse, en consecuencia, en un tiempo de gobernar –ínter electoral- supeditado al futuro de volver a ganar, o de removerse en los bancos de la oposición al “ojeo” de traspiés del Ejecutivo, para contribuir no a que gobierne, sino a que se “estozuele” (desnucarse, en el lenguaje vernáculo de Aragón) en cuantas ocasiones se presenten, y contemplar cómo se da de bruces contra el empedrado de la realidad. Es decir: ¡Hemos ganado, y tendrán que aguantarnos, también, en la próxima legislatura!... piensan unos, y los otros: ¡Lo poco que les va a durar la alegría a estos!... Un interminable diálogo de sordos. Y así sucede que no se llega a legislar para el “gobierno y desarrollo” de la ciudadanía, sino pensando en lo que puede proporcionar más votos a no tardar mucho.

Ocurre, que, por un portento de madurez del llamado antiguamente “pueblo”, y ahora más bien, “clase media contribuyente universal”, la gente vive, paga, y se reproduce al margen del permanente alboroto de las zancadillas para sostenerse o alcanzar el poder. Se dan momentos en que, incluso, ese guirigay de políticos hasta resulta divertido. ¿Quién no se ha reído con la jerga oratoria al uso? Un ejemplo de ello es la del Secretario de Organización del partido socialista, con sus alusiones al “conceto”, por concepto, o al “poblema” por problema, de los políticos catalanes. Pero, como todo lo cómico, o se renueva, o aburre. Este si que es su verdadero “problema”. Y de este modo, la legislatura trascurre entre bandazos y “cáscaras de plátano” hasta instalarse en el mayor aburrimiento.

Así pues, los bostezos del personal vienen a ser la cuestión electoral determinante, y la gente, al levantar su mirada -que mantiene fija en su quehacer-, ha optado por distraerse (¿instinto de conservación?) mirando hacia otras partes. Tal y cómo está ocurriendo este año, para alivio, con la lección “magistral” democrática de la campaña electoral estadounidense. La maratón entre Hillary y Obama, o el previsible final del situado McCain, “héroe de Vietnam”, han conseguido provocar más interés que las “listas” de nuestros partidos. ¿Hay alguien capaz de recitar los diez primeros puestos de cualquier partido, por muy visceralmente que, si acude a votar en su día, la lleve en la mano?... Con los libros de Historia contemporánea abiertos sobre la mesa, es difícil encontrar motivos españoles de simpatía hacia Estados Unidos, sin embargo, es de agradecerles el “festival”, con alfombra roja y todo, de sus “primarias”.

Cómo acostumbran a decir los interesados en ser elegidos, “el pescado no está vendido”. Más el bacalao ya está cortado, y el pescado fresco, no está “fresco”, y se ha puesto por las nubes, inalcanzable. Además, lleva demasiado tiempo en el mostrador, los ojos están vidriados, las agallas han perdido color, y “huele”.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris