Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Deporte   Balonmano   -   Sección:   Entrevistas

"El balonmano me transmite sensaciones difíciles de explicar con palabras"

Entrevista a África Sempere Herrera
Herme Cerezo
jueves, 17 de septiembre de 2015, 22:00 h (CET)



entrev270515



África Sempere Herrera (Elche 1992) comenzó a jugar al balonmano desde la categoría infantil. En España ha formado parte de los equipos C. Bm. Torrellano y Elche Mustang, siendo integrante habitual de las selecciones de la Comunidad Valenciana, con la que se proclamó campeona de España. Desde el año 2014 juega en la liga noruega, una de las competiciones femeninas más atractivas del mundo, enrolada en el Fredrikstad Handball Club.

África Sempere se inició en el mundo del deporte a través del judo, pero desde la categoría infantil comenzó a practicar el balonmano en el C. Bm. Torrellano, dentro de las típicas actividades extraescolares. «Estuve en el Centro de Alto Rendimiento de Cheste, donde trabajé con entrenadores como Marc Madruga, Patxi Martí, Juan Ángel Perdigón o Silvia del Olmo y de ahí pasé al Elche Mustang, que participaba en la máxima categoría del balonmano femenino nacional». Hacerse un hueco en el Elche Mustang no le resultó fácil porque «había mucha jugadora extranjera y era muy difícil entrar en el primer equipo. Sin embargo, con esfuerzo y paciencia lo conseguí». Para la jugadora ilicitana, «hoy por hoy, el balonmano significa mi forma o mi estilo de vida. No concibo un día sin el balonmano. Es un deporte que me encanta y que me proporciona experiencias y sensaciones difíciles de explicar con palabras».

La jugadora ilicitana se desenvuelve en la demarcación de pivote desde hace tres años, «un puesto que me gusta, porque creo que son necesarias muchas habilidades para desempeñarlo, sin olvidar que estás en continua pelea con el equipo contrario». Pero no siempre jugó en esa posición, porque los sucesivos entrenadores que ha tenido la consideraron siempre una jugadora universal, el comodín del grupo. Como no podía ser de otro modo, también le gusta defender porque «la defensa es lo más importante del equipo, es donde de verdad se comprueba el carácter y la fuerza de las jugadoras. Defender significa sacrificio y ganas de lucha, aspectos que para mí son imprescindibles a la hora de jugar».

En el Elche Mustang permaneció África durante cuatro temporadas, desde el año 2010 al 2014, con buenos resultados. Precisamente esos buenos resultados, traducidos a números, fue lo que hizo que un equipo noruego, el Fredrikstad Handball Club, se fijase en ella. «A través de un representante, vieron un video mío. Les gusté y me llamaron para hacer una prueba. Viajé a Noruega y estuve dos días entrenando con ellas. Me hicieron una buena oferta y decidí aceptarla». Pero el dinero no fue lo único que la llevó a enrolarse en la competición nórdica. «Me gustó cómo era aquello. Jugar allí, además, significaba la posibilidad de aprender otro idioma y vivir una experiencia distinta». Su familia no opuso objeción alguna a su partida. «Mis padres me ayudaron y me apoyaron en mi decisión de marcharme. Ellos pensaban que aquella oportunidad me permitiría madurar como jugadora y como persona».

NORUEGA Y EL BALONMANO
Fredrikstad, lugar donde radica el club de África Sempere, es una ciudad que cuenta con más de 78.000 habitantes según el último censo. Fundada en 1567 por el rey Federico II, de ahí su nombre, dista unos cien kilómetros de Oslo, la capital, y pertenece a la provincia de Ostfold. «En Noruega se vive de un modo bastante distinto, sus costumbres son completamente diferentes a las nuestras. Al principio cuesta ubicarse, porque dejas a tu familia y a los amigos en España, pero una se adapta y, a nivel balonmanístico, hay más posibilidades de desarrollarse que en nuestro país». Aunque los noruegos tienen fama de ser muy suyos, la realidad parece indicar lo contrario. «A pesar de lo que se piensa, son buena gente, muy amables, y te ayudan mucho. Tienen en cuenta que eres española y que no hablas su lengua e intentan que te sientas como en tu casa, aunque está claro que no es lo mismo».

Resulta innegable afirmar que el balonmano femenino noruego goza de una salud inmejorable. En el pasado Campeonato de Europa, Noruega se proclamó campeona tras vencer en la final precisamente a España. Los medios de comunicación noruegos también se hacen eco de los partidos, se televisan muchos de ellos y la prensa habla de los encuentros en los días previos. «En Noruega el balonmano se vive con intensidad y tiene una consideración social mayor que en España. La gente está muy implicada y el público acude a los pabellones en gran cantidad». Este público, sin embargo, no es igual que el español. «Los seguidores son muy amables y respetuosos, casi siempre vienen un montón de niños y niñas a pedirte camisetas o autógrafos, pero no animan tanto en las gradas como nuestro público, son más silenciosos». El carácter noruego también impregna los resultados de los encuentros. Las jugadoras noruegas viven las victorias y las derrotas de un modo propio. «En España le damos mucha más trascendencia a las derrotas y nos quedamos con muy mal sabor de boca durante largo tiempo. Las deportistas y los entrenadores noruegos están más concienciados de que en el deporte no siempre se puede ganar y conceden importancia a estas cosas en su justa medida, dejando de lado lo que no tiene arreglo. Al día siguiente de una derrota comienzan su trabajo como si nada hubiera ocurrido y eso es algo que admiro sinceramente».

1709152

El Fredrikstad Handball Club milita en la Primera División y su objetivo es el retorno a la máxima división noruega, la Grundigligaen. Para ello han fichado nuevas jugadoras y a un entrenador de nacionalidad sueca, Christer Karlsson. «El Fredrikstad tiene solo sección femenina de balonmano – explica África –, que abarca desde el equipo senior hasta las categorías inferiores. Los socios, de forma desinteresada, se mueven mucho y se encargan de solucionar los problemas que les puedan surgir a las jugadoras y ayudan a conseguir recursos económicos para el club». Los inviernos en Noruega son duros y se combaten con entretenimiento. «En invierno no puedes salir a la calle por el mal tiempo, no podemos ir al cine ni a los bares, así que nos quedamos en casa y leemos mucho». Pero el frío no interrumpe la competición, los noruegos lo tienen todo muy controlado y se mueven con facilidad. «Para los desplazamientos no utilizamos mucho el autobús, nuestro vehículo de transporte más usual es el avión». El pabellón donde juega sus partidos el Fredrikstad se llama Kongstenhallen y, además de la pista polideportiva, cuenta con una piscina exterior.

MÉTODOS DE TRABAJO
Según África sus métodos de entrenamiento son distintos de los españoles. En su actual club entrena todos los días por la tarde, en tres de ellos hace doble sesión, gimnasio y puesto específico, y descansa las vísperas del partido. «Trabajan de un modo muy diferente al nuestro. Echo en falta a los entrenadores españoles en todo lo referido a los aspectos tácticos del juego, porque tienen más picardía y plantean mejor los partidos. Ellos son más cerrados, mantienen siempre el mismo sistema y les cuesta mucho abandonar ese patrón. Son partidoras de las defensas compactas y apenas practican defensas individuales». Sin embargo, gozan de otras virtudes. «Técnicamente aprendes bastante, porque practicamos con frecuencia el lanzamiento a lugares predeterminados. Como además sus jugadoras son altas y fuertes, lanzan muy rápido». Otro aspecto que también entrenan con intensidad es el contraataque, al que conceden un papel muy importante en el transcurso del juego. «En todos los entrenamientos, independientemente de lo que estemos haciendo, trabajamos el contraataque y corremos mucho, con lo que llegamos al partido como si fuéramos motos».

Al contrario de lo que ocurre en nuestro país, algo que está provocando el continuo éxodo de jugadoras allende nuestras fronteras, las jugadoras noruegas son auténticas profesionales. «Las noruegas pueden mantenerse con lo que ganan en el balonmano, pero son muy disciplinadas y también trabajan y estudian. Tienen claro que el deporte no es lo único que hay en la vida. Ninguna de mis compañeras se dedica solo al balonmano». África tiene contrato para esta temporada y en su mente conserva fresca la imagen de nuestro país. «Como en España no se vive en ningún sitio y en mi cabeza siempre está la idea de volver y disfrutar con los míos, pero es bueno vivir experiencias y conocer otro estilo de balonmano». Dentro de ese pensamiento, ocupa un lugar principal un deseo: ser convocada para la selección nacional absoluta, ‘Las Guerreras’, que dirige Jorge Dueñas. «La selección española me llamó el año pasado para asistir a una concentración, pero todavía no me ha convocado para jugar. Creo que, hoy por hoy, está complicado entrar en la selección, pero yo no voy a dejar de trabajar duro por si en un futuro no muy lejano me llega la oportunidad».
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris