Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Dos puntos sobre la ï   -   Sección:  

Vitoria 2008: Gran baloncesto, espectáculo y hasta récords

Daniel Lázaro
Daniel Lázaro
@tanke_13
lunes, 11 de febrero de 2008, 08:52 h (CET)
Hoy ya se acaba la Copa del Rey de basket. ¡Qué pronto se acaba lo bueno! Un torneo donde todos los jugadores quieren brillar, un torneo que los clubes desean como los que más y un torneo que aprovechan los ojeadores de medio mundo. Pero solo dura cuatro días y tendremos que esperar otro añito para ver de nuevo el mejor baloncesto de España, en Madrid 2009.

Este año serán TAU y DKV los afortunados de disputar tres partidos en el torneo, tal como ocurriese en el despegue de Rudy Fernández en la final de Sevilla en 2004. En aquella ocasión vencieron los vitorianos, entrenados entonces por Duško Ivanović. Quizá sea el momento de que Ricky Rubio lo imite, aunque me da que preferirá ganar la final.

Como nombres propios de esta edición, podemos reseñar a Vidal y Rakočević, actores principales de la victoria de Baskonia ante Unicaja el pasado jueves, geniales Weis y Huertas para derrotar al campeón, inmenso el regreso del mejor Louis –Bullock selección- y, como no, al dueto formado por Rudy y Ricky en el Joventut. Marcus Haislip, Jordi Trías y Marc Gasol también lideraron a sus equipos, pero no les acompañaron sus compañeros. O eso o que no nos gusta acordarnos de los que pierden. Una lástima. Felipe Reyes, otro que tal baila. El mejor del Madrid-Joventut en semifinales –tras la lesión de Bullock- no fue suficiente para su equipo. De Pamesa, mejor no hablar. DKV borró la capital del Turia del mapa.

Dejándonos de individualidades, hay que quitarse el sombrero con este iurbentia Bilbao Basket que maneja Txus Vidorreta. Han mantenido una intensidad defensiva impresionante durante los dos partidos que han disputado y, además, han llegado todavía con fuerza para montar ataques organizados. Venían de caer en tres de los últimos cinco partidos ACB. Parece que se reservaron para lo bueno. Pero el TAU es mucho TAU, y mucho más todavía en el Buesa Arena. Hay que seguir así y quién sabe si os llegará el turno más adelante, quizá en Bilbao 2010.

Y, como ya he dicho, en la final se han plantado dos gallitos. El TAU, como no podía ser de otra manera en su competición preferida, y la Penya, que hace mucho tiempo que no saborea la copa de campeón. ¿Sabrá bien el metal cuando se gana? Los de Vitoria juegan en casa, con un Rakočević que se antoja fundamental y con las apariciones de Splitter como necesarias para llevarse el sexto entorchado. Con siete títulos cuenta ya el Joventut, y para lograr el octavo tendrán que volver a brillar Hernández-Sonseca, Rudy y Ricky Rubio. Este último no despuntó en semifinales, pero apunta a ser el amo y señor de la final. ¿Será el campeón más joven de la historia de la Copa? A punto de cumplir 17 años y 5 meses, esta será su única oportunidad de batir el récord. Todo esto y mucho más, desde las seis de la tarde. ¿Se lo pueden perder?

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris