Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Los del aborto, y la negociación con ETA, ¡con ZP!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 11 de febrero de 2008, 08:50 h (CET)
Se lo han propuesto y lo han conseguido. ¡Han quedado retratados! Lo cierto es que tienen motivos para quedarle agradecidos después de haber conseguido, del Presidente del gobierno, que les aprobara el famoso canon digital y la Ley del Cine, en la que se fomentan las ayudas a estos productores, directores y artistas que, por si solos, son incapaces de competir en el mercado libre, que no aceptan el veredicto del público ni la ley de la oferta y la demanda, pero que sí pretenden beneficiarse de las ayudas oficiales, para así poder seguir perpetrando sus películas bodrios, que ellos llaman vanguardistas, pero que se limitan a insistir en los temas de siempre, en la carne a arrobas y en esta historia de la guerra civil que ellos se empeñan en querer presentar, sin el menor rubor, desde la perspectiva de aquellos que no han sabido digerir la derrota y que, por ello, se agarran al clavo ardiente del rencor para tergiversar los hechos y pintarlos según les hubiera gustado que hubieran sucedido. Lo de siempre: la ignorancia y la ojeriza.

Los que medraron con el franquismo, pero que siguen emperrados en regresar a las catacumbas del pistolerismo, los asesinatos y los paseos de irás y no volverás. Los pobres han optado por vivir amargados por los odios, en lugar de sacar provecho de la suerte que han tenido al poder vivir mucho mejor que la mayoría de sus conciudadanos. Ahora pretenden, poniéndose la careta de la hipocresía, querernos pintar que la etapa de ZP ha sido la más brillante de la historia de España. Me admira que un Bosé, a quien sus padres se lo pusieron a huevo, se dedique a hacer demagogia barata en favor de los desheredados de la fortuna, pero ya sabemos que los millonarios suelen ser los que más coquetean con la izquierda, por aquello de tener las espaldas cubiertas. Sabemos de algunos banqueros que también saben jugar a este lucrativo juego y que ganen derechas o izquierdas para ellos les es indiferente, porque continúan gozando de las prebendas de estar por sobre el resto de los mortales.

Lástima que, precisamente, unos meses antes de las elecciones, esta España brillante, la de la gran etapa económica, la del progresismo y las libertades, la los grandes logros zapateriles, haya entrado en barrena y las grandes bazas del PSOE, se le hayan convertido por arte de birlibirloque en sus principales adversarios ante la ciudadanía. Díganme, si no, lo que fue de aquellas negociaciones con la ETA, segadas por los asesinatos de Barajas; en las que el Gobierno tenía puestas sus esperanzas de cara a renovar su mandato (aunque para ello tuvieran que pisotear a las víctimas del terrorismo); pero vean en lo que han quedado aquellas traiciones al pueblo español. Observen la degradación de la Justicia, desprestigiada por jueces veletas, al servicio del Gobierno, y por fiscales que aplican las leyes según su conveniencia. La actuación del juez Garzón ha sido un ejemplo de cómo se debe hacer para que la ciudadanía desconfíe de la acción de aquellos que tienen a su cargo la aplicación de las leyes. Un señor que, antes de que se celebraran las elecciones autonómicas y municipales, tenía en su poder un dossier con mil quinientos folios, facilitado por la policía y la Guardia Civil, que contenía pruebas que relacionaban a la ANV y la PCTV con la banda terrorista ETA y que, sin embargo, no quiso actuar contra ellas porque, en aquellos momentos, el PSOE estaba negociando con los etarras y, además, formaba parte de las negociaciones el que los abertzales pudieran entrar en las instituciones públicas. Apenas un año después – porque ahora al Ejecutivo le es necesario mostrarse duro con el terrorismo; porque necesita, como el pan, recobrar la credibilidad ante aquellos que la perdió, para conservar sus votos – ha reconocido que el señor Pernando Barrena ha cometido desde hace dos años más de cincuenta infracciones que demuestran su relación o connivencia con ETA. Y uno, en su ignorancia, se pregunta, ¿cuántas infracciones se precisan para que se detenga a un sujeto?, ¿acaso más de diez o veinte o treinta? Es lógico pensar que con unas pocas hubiera sido suficiente, pero no, han tenido que ser cincuenta para que el juez se haya decidido a actuar.¡Bravo por Garzón! Ahora dice que antes no era el momento adecuado, que no le bastaban las pruebas, que se necesita mucho tiempo para asegurarse de no errar, bla,bla,bla. Lo cierto es que antes no le interesaba al Ejecutivo actuar y ahora sí y, por esta circunstancia, el juez estrella saca pecho, encierra a todo aquel que se le pone por delante y suspende ( ojo al dato, sólo suspende no ilegaliza) por tres años a las formaciones ANV y PCTV. Y uno se pregunta, ¿por qué suspende y no ilegaliza?, si dice que ahora ya tiene las pruebas necesarias para saber que ambas formaciones políticas no son más que una tapadera de la ETA. ¿No ilegalizaron a Batasuna con menos pruebas?, ¿no la declararon en toda Europa fuera de la ley? ¿Qué le pasa a Garzón? Seguramente no está seguro de que le convenga al Gobierno que sean ilegalizadas por si… ¿por qué? Pues por si Zapatero ganase las elecciones y le conviniera negociar otra vez con ellas y rehabilitarlas. ¡Qué tunante es usted, señor juez! Supongo que en esta ocasión le darán el cargo de ministro de Justicia del que le privó el señor González ¿no?

Pero los faranduleros del famoso signo de la ceja, ¿se han fijado que parece como si quisieran sacar una fotografía? Son de estos que defienden el aborto libre; que se suprima la iglesia católica; que se casen los homosexuales y lesbinas; que se apruebe la eutanasia y que se premie a los que, como el doctor Montes, se encargan de enviarlos al otro barrio. Porque esto es el progreso, eso es la modernidad, la libertad elevada al enésimo grado. No a la guerra, sí a la masacre de inocentes; no a la moral y la ética, sí al ande yo caliente y ríase la gente; subvenciones y bicocas, nada de trabajo, esfuerzo y excelencia; si a la mediocridad, a la paridad de hombres y mujeres, no a premiar a los más capaces. Esto es, señores, lo que podemos esperar de esos sujetos que, como están enfangados, hasta la cabeza, de corrupción, ateísmo, drogas, materialismo y relativismo no pueden soportar a las personas normales que hemos optado por la ley y el orden. Y es que, los pobres, están criados a monte ¡qué se le va a hacer!

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris