Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El caldito envenenado

Roberto Esteban Duque
Redacción
domingo, 10 de febrero de 2008, 13:49 h (CET)
En el anuncio de la fe, la Iglesia se sitúa bajo el lema “oportuna e inoportunamente”, no cuando lo decide el gobierno de Zapatero. No busca la Iglesia simpatías o antipatías, ni filias ni fobias, sino seguir transmitiendo aquello que le fue confiado. Por lo demás, sólo así puede continuar siendo valorada como lo es.

La Iglesia emitió una Nota (como siempre lo hizo) para orientar el voto católico, algo que enajenó al Gobierno, cuya reacción consistió en aseverar que nada será igual en su relación con la Iglesia después de las Elecciones del 9-M. Ante aviesas interpretaciones partidistas y con el fin de no quedar asimilada a ningún partido político, la Iglesia acude de nuevo a los medios para recordar la verdad: el Evangelio no está adscrito a ninguna formación política. Esta matización parece servir de sedante a Zapatero, quizá por el tiempo oportuno, quien, a su vez, espera tomar un caldito con el Nuncio Apostólico en España, Mons. Monteiro de Castro, para añadir otra nota aclaratoria capaz de restañar la herida provocada por el anuncio de la fe, “oportuna e inoportunamente”.

El caldito es un pretexto electoral, un chantaje ideológico y manipulador, como todos los encuentros mantenidos por el Gobierno con la Iglesia; una mordaza para la útil cordura; es decir, una estrategia política de imposición de silencio. El gesto de Zapatero haciendo callar al Nuncio es de una catadura totalitaria deleznable. El caldito, como no podía ser de otra manera, está envenenado. El caldito podría sentar muy mal a la Iglesia, en la medida en que tuviera que pagar algún precio que afecte a su identidad.

No hay que rivalizar entre una Iglesia jerárquica y una Iglesia popular. Eso lo hace magistralmente José Bono. Cristo ha venido para el hombre deficitario, para los débiles y los pobres. Pero los pobres también necesitan un entorno para reafirmar sus convicciones. Vituperar a los obispos, como lo hace Bono sin necesidad de nadie, o Zapatero, incluso sin enfadarse, es fácil para quien está tan bien arropado, pero eso no sucede con la mayoría de las personas.

La renovación católica en Francia a fines del siglo XIX, cuando muchedumbres de intelectuales se hicieron católicos, sucedió cuando la Iglesia era vituperada, antimodernista. La Iglesia no elige voluntariamente una marginalidad social en sus actuaciones, pero tampoco tiene que adaptarse al mundo secular para afirmar su posición. La Iglesia no necesita calditos envenenados que, en un alarde de dirigismo político electoral, marque los tiempos convenientes para deliberar.

La Iglesia se renueva cada vez que se siente vituperada, arrinconada, perseguida. Su colaboración con el Gobierno no es un fin en sí mismo para la Iglesia, y sólo tendrá sentido si el empeño por hacer presente a Dios no está sometido a ninguna extorsión política. La Iglesia se salva cuando es capaz de desasirse de vínculos espurios donde la fe no se anuncia y transmite a tiempo y a destiempo, “oportuna e inoportunamente”.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris