Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Adiós al Marrano; Bienvenida la Rata; Jódanse los Militares

Ben Tanosborn
Redacción
domingo, 10 de febrero de 2008, 13:52 h (CET)
Muchos de nuestros militares en realidad no saben si dar la bienvenida al año de la Rata, y no es que les haya ido muy bien con el Marrano. Entre las filas militares pronto se nota que están hasta la coronilla de la cima civil que fuerza sus desplazamientos múltiples a ese dichoso Irak. Pero la Rata no solo les puede traer la pestilencia en este 2008 sino también darle a Bush, y a su camarilla, un nuevo enfoque al descalabro económico que nos viene encima; y si tus pensamientos dicen “Irán”, diste en el clavo.

Datos sobre los donativos de los militares a los candidatos políticos a la presidencia indican que Ron Paul (Republicano), y Barack Obama (Demócrata) son los que han sido mas beneficiados. Algo sumamente interesante, ya que estos dos candidatos, de ser elegidos, prometen sacar de Irak a la fuerza de ocupación… inmediatamente (Ron Paul) o en el transcurso de un año (Barack Obama).

La bandeja de colecta ha sido menos generosa con los halcones (McCain, Romney, Huckabee y Clinton), y aunque no haya documentos que indiquen aportaciones de acuerdo con rango, probablemente no nos equivoquemos al asumir que los donativos viniesen para esos belicistas de los medianos y altos mandos.

¿Qué es lo que puede hace un pobre oficial? Al fin de cuentas es su carrera militar lo que está entre manos. Poco o nada ha cambiado desde aquellos tiempos medievales en que para algunos su destino era el ser cura o militar, nacido para predicar o para llevar armas; en ambos casos destinados a servir a Dios o la patria, los dos sagrados estandartes por los que pueblos, por milenios, han estado matándose, reemplazando el amor y la compasión con el odio y la rectitud; todo ello con adoración a sus héroes… y en obvia negación de criminalidad alguna.

Y esa rectitud, energéticamente expresada desde el púlpito, hace de esos sacerdotes guardianes de la fe, así como de la moralidad que el pueblo debe observar; a su vez y proviniendo del Pentágono y la Casa Blanca también nos asegura que son militares los que defienden nuestra libertad y democracia, a la vez que son ellos los máximos protectores contra el terrorismo. Todo eso mientras se nos envenena con ese cóctel del gobierno – cargado de propaganda y seudo patriotismo… y servido por esa fulana de los medios corporativos – rindiéndonos a las mentiras más crudas por aquellos que se auto-designan al cargo, demandantes sin oposición como traductores y defensores de nuestra constitución.

Por años una buena parte de los norteamericanos han estado resentidos contra lo que ellos creen es su rol como “el gendarme del mundo”. Tales aserciones han sido hechas como críticas contra el derroche de gastos en ultramar, y no como repudio a la beligerancia o a un apoyo a la paz – y a la santidad de la vida humana. Hoy mismo, mientras la economía estadounidense va de globalización a “burbujación”… y nos convertimos en el mayor espectáculo-burbuja, donde somos tanto actores como espectadores, es para quedarse perplejos al descubrir que la mayoría del pueblo norteamericano continua creyendo que esta nación es un Papá Noel que da de comer y viste al mundo; y que nuestros militares no son sino una fuerza de paz a su servicio cuyos sacrificios no son apreciados por la comunidad internacional.

Y lo más triste de todo, es que los que saben la realidad no parece que les importe el iluminar al resto de la población.

Ayer, 6 de febrero, Gerald Seib, corresponsal del Wall Street Journal, en un artículo que mas bien parecía un editorial, básicamente se subscribía a ese temores de nuestra elite capitalista – algo que se refleja en ese periódico – que las heridas que están siendo infligidas por los Demócratas durante esta campaña política no va a ser nada fácil que cicatricen. Y eso podría traer grandes problemas para un EEUU que siempre ha estado unido-en-cautiverio; una nación dócil sometida a la verdad supresa, como si no existiese esa gran desunión. Así que lo que esa elite necesita es tapar ese puchero donde las cosas cuecen a fuego lento, a veces hasta hirviendo… mientras saludan a todos con esa frasecita hipócrita de siempre: “Dios bendiga a nuestro EEUU”.

Así que ahora nos estamos dando cuenta que existe un abismo en el sentir entre blancos y negros, hispanos y no-hispanos, mujeres y hombres, jóvenes y viejos; pero no queremos difundir esa “horrible” realidad de desunión estadounidense.

¡Seamos realistas! Nuestro país es “Estados Unidos” y no “Pueblo Unido”… y si han sido mucho los que han experimentado el llamado “sueño americano” son también muchos los que han vivido, o están viviendo, la “pesadilla americana”. Los problemas deben salir a la superficie y ser afrontados antes de poderse resolver; y todavía nos quedan muchos años antes de poder llegar a ser un “Pueblo Unido”. Nuestra elite capitalista siempre nos ha querido mansos, bajo esa quimera de que somos un pueblo unido. Esa idea implantada en nosotros desde tiempo inmemorial pronto recibirá una gran sacudida según nos adentremos en la recesión y descubramos que no será un ajuste en la economía de dos trimestres, sino un ajuste de por vida en nuestro despilfarrado consumo… lo que descubrirá los muchos defectos de este sistema vigente y rapaz de capitalismo global.

Entretanto los militares estadounidenses continuaran abusados y mal pagados como policías de esa elite capitalista de EEUU… esperando que los vasallos del OTAN echen una manita; o, Dios nos libre, de que volvamos a los tiempos de servicio militar universal… y forzado. Un año de la Rata que no aparece prometedor para EEUU, el Oriente Medio, partes de Sur-Asia… y, definitivamente, el militar norteamericano.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris