Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Mujeres del Siglo XXI   -   Sección:   Opinión

Tragedias indigentes

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
domingo, 10 de febrero de 2008, 07:11 h (CET)
Este fin de semana me conmovió la noticia de que “la masacre en los dos mercados de Bagdad (99 muertos y 208 heridos) fue provocada por dos muchachas discapacitadas a quienes los rebeldes llenaron de explosivos para hacerles estallar con un teléfono”. Yo ya pensaba, antes de tener noticia de este hecho, que la maldad había llegado a un límite insuperable; pero, me equivoqué; siempre es posible una barbaridad mayor que la anterior.

Hoy, al repasar la prensa, leo, con idéntico estupor, que existen “300.000 niñas soldado que son obligadas a participar directamente en los combates y que a menudo sufren abusos por parte de sus superiores, que las convierten en sus esclavas sexuales y las someten a abusos permanentes”. Como resultado de esto, muchas de ellas se ven abocadas a “tener hijos de hombres que las tratan con violencia”, y lo que es peor, a verse "rechazadas" y “despreciadas” por sus propias familias.

Que la violación de los derechos humanos que se producen en situaciones de conflictos bélicos suelen afectar en mayor grado a mujeres, niños, ancianos y discapacitados, es algo que todos sabemos. Que muchas mujeres son víctimas de violaciones sistemáticas, torturas, y embarazos forzados como táctica de guerra y de depuración ética, tampoco es nuevo para nosotros.

Y, mucho me temo, que seguirá siendo así, a pesar de que en el protocolo Adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la Protección de las Víctimas de los Conflictos Armados Internacionales se establece que las mujeres serán objeto de un respeto especial y protegidas en particular contra la violación, la prostitución forzada y cualquier otra forma de atentado al pudor.

Lamentablemente, una vez más podemos comprobar que los que alardean de ser “defensores de las mujeres” y se autoproclaman activistas de los derechos humanos y civiles de los más desfavorecidos, enmudecen ante estas noticias. Su indiferencia y desprecio hacia estas tragedias me lleva a pensar en aquel refrán que dice:”Dime de qué presumes y te diré de que careces”.

Pues bien, a pesar de saberme políticamente incorrecta, tengo que admitir que sólo he conocido a un auténtico y férreo defensor de la dignidad de las mujeres: Su Santidad Juan Pablo II; un hombre que comprometió su vida en denunciar las discriminaciones y los abusos de los que son objeto muchas de ellas; y que impulsó lo que él llamaba un “proyecto de promoción” de la dignidad de la mujer, de su aportación cultural, social, política y familiar, además de subrayar su “genio femenino” para transformar la historia de la humanidad; que alentó a los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales a tomarse muy, muy en serio su condena ante tratos degradantes e inhumanos, como se refleja en su Carta a las Mujeres:

“A las puertas del tercer milenio no podemos permanecer impasibles y resignados ante este fenómeno (de abusos cometidos contra las mujeres en el campo de la sexualidad). Es hora de condenar con determinación, empleando los medios legislativos apropiados de defensa, las formas de violencia sexual que con frecuencia tienen por objeto a las mujeres. … no sólo en el conjunto de las atrocidades que por desgracia tienen lugar en contextos de guerra todavía tan frecuentes en el mundo, sino también en situaciones de bienestar y de paz, viciadas a menudo por una cultura de permisivismo hedonístico, en que prosperan también más fácilmente tendencias de machismo agresivo...
Mi «gratitud» a las mujeres se convierte pues en una llamada apremiante, a fin de que por parte de todos, y en particular por parte de los Estados y de las instituciones internacionales, se haga lo necesario para devolver a las mujeres el pleno respeto de su dignidad y de su papel”.

En fin, no tengo la más mínima duda que estas situaciones NUNCA serán suficientemente reclamadas.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris