Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Con disfraz de extraterrestre

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 10 de febrero de 2008, 07:11 h (CET)
No se trata de un tema carnavalero aunque estemos aún en Carnaval, o aunque este mi comentario se presente con disfraz, con un disfraz de bicho verdoso y de misterio, con orejas de trompetilla, ojos amarillentos y saltones, y tres pelos a modo de antenas que le permiten escuchar las conversaciones de los habitantes de la ciudad por donde merodea, sobre todo muy, pero que muy cerca de la tierra, y por supuesto fuera, en el espacio.

Este verde marciano filosófico, primo quinto de Eté por su fisonomía y primo hermano por su misma ternura, coloca su dedo rojo energético en el punto que le sirve precisamente para finalizar la transmisión diaria tras lanzar su filosófica sentencia. Ese es el disfraz que toma a diario el periodista y dibujante de cómic Tomás García Baringo, en la contraportada del periódico La Tribuna de Ciudad Real.

Con ese disfraz de extraterrestre nos presenta cada mañana a su mejor y más importante protagonista Ponchi, un joven y reflexivo solitario, quien habitualmente se acompaña de su amigo Nandy, a quien podemos considerar como una especie de mezcla moderna entre un Sancho Panza del siglo XXI y cualquier vecino campechano de barrio. Las preocupaciones de Ponchi suele escucharlas también en la barra del bar su igualmente amigo Paco, el camarero, la barra de las cañas y tapas, lugar que en España por aquello del apoyabrazos y rincón de reuniones, podríamos considerar como el diván psicoanalítico del austriaco Sigmund Freud, pero a la española. El camarero Paco le aconseja, le tranquiliza, al tiempo que su amigo Nandy le ayuda a crear el chiste o la barbaridad que le provoca risa, que nos provoca a todos la carcajada.

Y todo lo tamiza el extraterrestre manchego a su buen entendimiento, porque además el bicho inteligente que nos juzga es muy manchego, y se asombra de la condición humana, de las contradicciones de nosotros los terrestres y de nuestras reacciones en el planeta, y lo hace criticándonos con la distancia debida de un ser extraño que no comprende nuestros desatinos.

Así, cada día, entre sonrisa y sonrisa y mientras el bicho verde graba y graba escenas y comentarios de la vida diaria, parece que conocemos mejor a esos personajes, fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos. Los pequeños de la casa se tiran a la contraportada para leer en un divertido tris tras la media docena de bocadillos que se incluyen a menudo en la tira, bocadillos que sin duda alimentarán para el futuro sus ganas de lectura de otras obras mayores, mayores en extensión se entiende, que no en importancia. Son los mismos menores que se decepcionan si no aparece en el periódico la sobrinita Palo o Palomita que como buena infante no hace más que poner en un brete a su tito Ponchi a todas horas, con sus incansables preguntas para sacar, ella también, sus propias conclusiones sobre la vida. La niña Palo (su sobrina Paloma) le hace detenerse de golpe en esos paisajes violetas y anaranjados de nuestro entorno para pararse a pensar desde otra perspectiva, desde la perspectiva de esta niña redicha y con zaceo, con sus golpes de gracia. Bien por García Baringo.

¿Para cuándo la publicación de todo el conjunto de tiras de este extraterrestre de La Mancha en un papel no efímero, como se ha hecho en otros lugares con Mafalda, Mortadelo o Zipi Zape por citar a otros héroes y personajes de cómic o tebeos?

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris