Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Quehaceres sociales

Francisco J. Caparrós
martes, 15 de septiembre de 2015, 06:24 h (CET)
Cuando se llega a la conclusión de que no hay nada que hacer, es porque no se sabe muy bien qué hacer y no porque el quehacer no tenga sentido alguno.

Las sociedades evolucionan, para bien en la mayoría de los casos, y a eso lo llamamos progreso. Dicho avance, ha traído nuevos conocimientos con los que transformar tanto nuestras vidas como las de quienes apreciamos. Y eso está bien, qué duda cabe, no podemos sentirnos de ningún modo culpables por ello. Ahora bien, si en ese proceso obviamos a quienes no han tenido la oportunidad de crecer al ritmo que cabría desear, la cosa cambia.

El progreso no es -o no debería ser- exclusivo para unos pocos privilegiados, sino para todos los seres humanos, independientemente de la cultura a la que pertenezcan, la religión que profesen o el estrato social del que procedan. Por eso tenemos que convencernos y convencer de la necesidad de promover la equidad ya desde el nacimiento del individuo, para dedicarle una atención por parte de la sociedad que sin duda merece, y no esperar a que se produzcan esas complicaciones en su vida fruto de sus circunstancias particulares, que le llevarán a engrosar las listas de quienes no tuvieron la oportunidad de labrarse un futuro en igualdad de condiciones.

Es más que probable -no seré yo quien desmienta a Lévi-Strauss y su particular visión de la exclusión- que cualquier sociedad contenga un ápice de perversidad al albergar de modo irremediable a un número determinado de excluidos, como preludio de su argumento a la oposición entre sociedades centrífugas versus centrípetas, o cómo algunas pocas tienden a albergar, y las más a rechazar al individuo en riesgo. Pero eso no es óbice para, en cualquier caso, intentar hacer todo lo posible para que esa cifra vaya disminuyendo a medida que sus miembros evolucionan con el progreso, y con ello dejan de entender como irremediable una situación que les incumbe por el solo hecho de formar parte de ella y de todo lo que contiene.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris