Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

¡Ese tema no lo voy a tocar!

Ángel Sáez
Ángel Sáez
sábado, 9 de febrero de 2008, 10:38 h (CET)
(POR EL MOMENTO, POR SUPUESTO; PORQUE NO ME INTERESA)


“Un ángel arquitecto debió de planear la parte superior de mi cabeza para alcázar de una ideación. Un diablo vindicativo se complacía, mientras tanto, en fabricar, en la inferior, una bodega para las embriagueces del instinto. Mientras no se me vuelva la cabeza y pase arriba lo que ha de quedar abajo, todo irá bien”. Eugenio d´Ors, “Xenius”

Parafraseando los cuatro versos octosílabos con los que Ramón de Campoamor coronó, culminó o finó su poema “Humoradas” (“En este mundo traidor, / nada es verdad, ni mentira. / Todo es según el color / del cristal con que se mira”), que se sirvió de otros, anteriores, de Pedro Calderón de la Barca y Jorge Manrique para urdir la mentada cuarteta (y es que, como aireara el autor que firma el exergo que abre la presente urdidura o “urdiblanda”, en arte, “todo lo que no es tradición es plagio”), cabe argüir que en “A3bandas” (el programa que la otra tarde, suceso señero en la vida ordinaria y milagros extraños de este andóbal, pues lo habitual en él es pasarlas, como también las mañanas, en la biblioteca municipal de Tudela, estando su seguro servidor de usted, desocupado lector, en Cornago, La Rioja, con ocasión de haber sido invitado por sus generosos primos Nicolás y Pili y su amable tía María a las fiestas de San Blas, seguí casi en su integridad para poder opinar con criterio al respecto –Dios quiera que acabe pronto el suplicio; el menda lerenda lo impetra mirando, sobre todo, por la salud mental de quienes estén, si es que algunos lo están, enganchados al programa; es más, ojalá hubiera finado ya el tormento; confío en que a quienes aludo entenderán algún día cuanto acabo de trenzar-) poca es, porque escasea, la excelencia y mucha, porque abruma y abunda por doquier, la morralla.

La mires por donde la mires, atento lector, Carlota (pido disculpas a quienes así se llamen –por haber escogido esa gracia de pila para nombrar a la carota de turno-, las denominen así o de cualquier otra guisa) es el morbo hecho carne o la ruindad personificada. No obstante lo predicado por Jonathan Swift (“Uno no debe avergonzarse por reconocer sus errores; pues es tanto como afirmar que hoy es más sabio que ayer”), hay que tener, amén de tales cantidades de cara y cuajo y un morro como para ir pisándoselo al andar, una inopia de luces y una ausencia total de vergüenza o ésta misma, sí, presente, pero pesada en arrobas, para subastar y adjudicar al mejor postor en esos mercados de la basura que son algunos programas de televisión (que he tenido que tragarme o ver y padecer para poder apostillar con conocimiento de causa) sus lamparones, mancillas o vilezas.

Hay que ser persona muy deficitaria intelectualmente hablando (tanto o más que quienes consumen con demasiada frecuencia esos espacios televisivos), o tener unas tragaderas inusitadas, o carecer de un mínimo de escrúpulos, para salir a esas palestras paletas (que son los escaparates de los citados albañales o vertederos) y, sin que se le escape (o se le vaya en un descuido) un ápice de ventosidad o pizca de regüeldo, jactarse al pregonar cómo trincó y compartió la pasta gansa o conquistó u holló los “menosochomiles” abisales de la “precipiciada” y precipitada historia de su histeria, cuyos pormenores nadie (con dos dedos de frente, al menos, quiero decir, que no sea memo) se enorgullecería de propalar a los cuatro puntos cardinales, dentro de las fronteras de esta piel de toro puesta a secar al sol, España.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris