Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Paraguay   -   Sección:   Opinión

Oscar Tuma no claudica en su lucha

Sea cuando se trata de defender la representatividad de su ciudad, o luchar contra los abusos contra menores, Tuma no hace concesiones
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
viernes, 11 de septiembre de 2015, 06:18 h (CET)
Dijo un recordado político inglés que la cometa se eleva más cuando tiene el viento en contra, y no cuando está a su favor, y es lo que de un tiempo a esta parte ha venido sucediendo con el diputado Oscar Tuma.

En los últimos tiempos Tuma ha logrado ganar predicamento haciendo denuncias sobre temas que ningún otro parlamentario se atrevió a tocar. Como ejemplo, denunció el apartheid que los menonitas han implantado en el Chaco paraguayo, imponiendo el voto calificado y excluyendo a las candidaturas de pueblos originarios por puro racismo.

Tras consolidarse como la tercera fuerza de su partido en las últimas elecciones, superando los setenta mil votos en las internas, decidió cargar contra las “listas sábanas” que permiten a personajes impopulares acceder a bancas en el Parlamento. Para lograr este objetivo, Tuma señala: “Si deseamos el desbloqueo de las listas electorales en las futuras elecciones debemos de unirnos para ir trabajando en un proyecto coherente y acorde a nuestra realidad, dejando de lado el populismo barato al que recurren algunos sectores políticos para obtener 15 minutos de fama y nada más.

Según Tuma los cambios deben realizarse de forma gradual, por ello, lo sensato para la implementación de las listas desbloqueadas es ponerlo en práctica primeramente en las internas partidarias. La idea es de difícil realización, si se considera que muchos candidatos prefieran escudarse en la figura del presidente de la república e integrar la lista del “caballo del comisario”, como ha sucedido en las últimas primarias.

A diferencia de sus adversarios, Tuma se presentó por fuera de los dos grandes aparatos electorales que se disputaban la presidencia de su partido, logrando importantes espacios de poder.

Siguiendo con sus batallas, presentó un proyecto contra la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, una verdadera pesadilla de las clases sumidas en la pobreza, presentando un proyecto que ayude a concientizar sobre el tema a los ciudadanos. Según Tuma, muchas personas ignoran que estas prácticas son perseguidas y castigadas por las leyes de la república, por lo que es necesario utilizar para el efecto de la propaganda estatal.

La autoridad de aplicar estas normas sería la Secretaría de la Niñez y de la Adolescencia.

Finalmente, Tuma decidió remar contra la corriente para defender la representación de la capital del país, denunciando que injustificadamente sufre la pérdida de su presencia en el Parlamento, agitando fuertes controversias con los personeros del monopolio mediático, siempre buscando menoscabar el poder político en beneficio del poder económico.

Tuma empezó recordando que en 1992 la ciudad de Asunción tenía 13 representantes en la Cámara de Diputados, sin embargo hoy tiene apenas ocho escaños. Acusó de pusilánime al Superior Tribunal de Justicia Electoral, que se deja presionar cada vez que injustificadamente se cercena una banca a la capital del país. Fiel a su estilo, afirmó que es un despropósito que cuando el organismo electoral deba ponerse los pantalones largos, se decida por usar malla de natación.

Recordó que en la capital se encuentra el 100% de todos los partidos y movimientos políticos, además de ser el centro del pluralismo representativo del país. Desafió a los miembros del Tribunal Electoral a que lean el Código Electoral para enterarse de cuál es su deber, el cual no cumplen porque no tienen autoridad moral para eludir presiones.

Escribió Carlyle que el hombre ha nacido para luchar, y como mejor se le define es diciendo que es un guerrero nato, y que su vida desde el principio al fin no es sino una batalla. La idea parece entenderla bien el diputado Oscar Tuma, como su inclaudicable lucha lo demuestra.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris