Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Familia y educación   -   Sección:   Opinión

Un sincero respeto a los ciudadanos

Emili Avilés
Emili Avilés
viernes, 8 de febrero de 2008, 03:21 h (CET)
Decíamos en el artículo anterior que urge en las sociedades occidentales una regeneración y un mayor esfuerzo para convivir con quien piensa diferente. Pues todavía más en tiempos electorales se precisa una reflexión. Por ejemplo ante la manifiesta dificultad de ciertos políticos para valorar objetivamente la realidad socioeconómica de nuestro país. En cualquier profesión u oficio ocurre que para solucionar problemas y afrontar proyectos, es imprescindible evaluar con sinceridad la situación. También, cuando algunos gobernantes se ponen huecos ante nuestras objeciones, pidiendo detalles y argumentos, que ya saben y que no quieren oír.

Los ciudadanos de a pie estamos indefensos, en muchas ocasiones, ante los poderes públicos. Importa mucho que, quien nos está pidiendo el voto, tolere bien nuestras críticas y, por ejemplo, no se obstine en negociar con terroristas. La libertad para discrepar ha de quedar siempre protegida. No sólo es cuestión de tolerancia. Es, principalmente, el respeto debido a todos los ciudadanos.

¿En manos de quién estamos? ¿Tan costoso es rectificar? Seguro que todos valoramos la constancia en la lucha por el bien común y la verdad de aquellos políticos que, en algún caso, puedan haberse equivocado.

No hace falta ser Ortega y Gasset para poder exigirlo. Aunque él mismo, hace ya casi medio siglo, dejó escrito:

“De todas las enseñanzas que la vida me ha proporcionado, la más acerba, más inquietante, más irritante para mí ha sido convencerme de que la especie menos frecuente sobre la tierra es la de los hombres veraces. Yo he buscado en torno, con mirada suplicante de náufrago los hombres a quienes importase la verdad, la pura verdad, lo que las cosas son por sí mismas, y apenas he hallado alguno.

¡Y he hallado tan pocos, tan pocos, que me ahogo! Sí: congoja de ahogo siento, porque un alma necesita respirar almas afines, y quien ama sobre todo la verdad necesita respirar aire de almas veraces. No he hallado en derredor sino políticos, gentes a quienes no interesa ver el mundo como él es, dispuestas sólo a usar de las cosas como les conviene”.

No es mi intención generalizar. Sabemos que en todos los lugares podemos encontrar concejales, alcaldes y políticos estupendos que se desviven por el bien común. Pues ya va siendo hora que a la política se incorporen más destacados profesionales, que busquen servir de verdad a todos los ciudadanos.

Por otra parte, nuestra formación intelectual, lejos de consignas automáticas y partidistas, será una buena salvaguarda de la libertad. Entrenarnos en el uso de la razón y las buenas obras supondrá una mejora personal y de toda la sociedad.

La búsqueda del progreso en un orden justo exige un sano espíritu crítico. Pues a ejercerlo. ¡Faltaría más!

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris