Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Amena campaña

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 7 de febrero de 2008, 03:29 h (CET)
No es, que, desde la altura donde se levanta esta columna se hayan descubierto insospechados rincones divertidos de las Elecciones Generales en España. ¡Qué más quisiéramos!... Muy por el contrario, siguen siendo “más de lo mismo”. Ocurre, que, su interminable campaña electoral –viene de lejos- están coincidiendo, para distracción del paisanaje, con las “primarias” en los Estados Unidos de América. El jolgorio, la jarana y los festivales que de siempre han caracterizado la campaña electoral en aquellas tierras, se lleva a cabo adelantada en esta ocasión por unos meses, lo que va de febrero a junio. Así, que, se dispone, merced a la tecnología informativa, de una segunda pista de circo iluminada hacia donde volcar la atención. Aunque se nos dé una “higa”, por aquello de que nada pinta España en aquel país (pero que se verá afectada, como el resto del orbe, por los resultados). Es la “hora” del mundo que se vive, y no es novedad alguna, precisamente.

Téngase buen cuidado de no establecer comparaciones –ya se sabe que siempre son odiosas-, pero, tampoco se trata de ignorar cuanto, por principio, tiene de modélico el sistema electoral norteamericano por el hecho de ser una de las democracias más acrisoladas en el mundo moderno. ¿Es imaginable el crecimiento de cualquier separatismo, en claro ultraje a la nación norteamericana entera? Ya hubo una Guerra de Secesión, y con las heridas curadas, o tapadas en el fondo de muchos corazones, el bando que venció sigue siendo la Unión con la que son referencia económica del globo. A menor escala, la misma pujanza puede reconocerse en sus Estados; un detalle poco conocido es que California, por sí sola, sería la quinta potencia mundial, disputándose tal lugar, año sí, y año no, nada menos que con Francia.

Norteamérica se juzga, por ignorancia o necedad, como una democracia debilitada y alicaída, viciada; con un régimen vendido a retorcidos intereses, y donde el poder –cada cuatro años- se pone en venta. Las elecciones se critican como un menospreciable circo en que el dólar se impone para que al fin siempre ganen los mismos. Elecciones millonarias para multimillonarios que se sirven de la televisión, radio y prensa (ahora, de Internet también) para toda clase de “agresivas campañas”. De este modo, todos los monstruos de la vida pública moderna parece como si provinieran de los Estados Unidos. Otra cosa es que “caigan” más o menos bien, es simple cuestión de preferencias

Ese “mega” país no es ningún paraíso, ni tiene el monopolio de toda clase de vicios, aunque, en su inmadurez, mantiene en varios estados la pena de muerte vigente. Es una democracia preparada y plena de vitalidad que fiscaliza a sus líderes sin contemplaciones; sombras en el pasado de un hombre público, le invalidan para una carrera política. Tiene un sistema con tradición de debates, y estimula la participación de los ciudadanos “de a pie” en la vida pública, que, por otra parte, es ciertamente compleja y con elementos arcaicos o de última generación.

Las fascinantes “Elecciones 2008” en Estados Unidos son muestra de un vigor que contrasta con quienes las contemplan con indiferencia. Por primera vez en su Historia, una “mujer”, o un “negro” (sin eufemismos), puede ser el próximo Presidente de la nación. Mañana, cuando esta columna ofrezca al público su contenido, es probable que ya se sepa quien de los dos ha sido confirmado en la carrera de los “demócratas” hacia la Casa Blanca tras el ensayo más exigente del mundo. Según la opinión más extendida, el presidente saliente ha dejado el terreno muy difícil para sus colegas “republicanos”. Su agonía está resultando patética. Sin duda la política es vulgar y repetitiva, pero, entre la pantomima y la inmoralidad, aparece de pronto un auténtico tumulto que emociona hasta al espectador más aburrido.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris