Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Promesas de felicidad

Manuel Villa (Valladolid)
Redacción
miércoles, 6 de febrero de 2008, 02:08 h (CET)
En la trasera del Carnaval, asoma la Cuaresma. En la antesala, el atractivo e interesante Sermón de la Montaña, llamado, también, de las Bienaventuranzas. ¿Qué son? No son leyes, ni normas, ni dogmas, sino promesas de felicidad estable.

Jesús pronunció ese bellísimo sermón y llamó felices a los pobres de espíritu, que son las personas auténticamente libres, los herederos del Reino de los Cielo; a los que sufren y a los que trabajan por la paz y que son justos; a los compasivos... Las bienaventuranzas son como la flor del Evangelio, su corazón, la buena noticia para todos. No son pura teoría y muchos las han vivido. Son como la letra de una partitura, a la que Jesús puso música con su propia vida. Han recibido palabras de elogio porque son consoladoras, y alguno, en su despiste, ha dicho que alienan al hombre y son "el opio del pueblo". No saben que no son tanto palabras de resignación cuanto de ánimo para aquellos que tienen el valor de actuar y arriesgarse por el nombre del Señor y por el bien de los humildes. Las Bienaventuranzas son como luces en lo alto, capaces de orientar a quien se siente triste o desesperado, débil o tentado de violencia o de egoísmo, el verdadero alienador. Dejan muy claro: los que sufren, los despreciados, son los preferidos de Dios, y quienes tienen misericordia con otros, la alcanzarán para sí.

Noticias relacionadas

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad

¿Por qué odiamos?

El odio es una enfermedad del alma que convierte en alimañas a los hombres

Nart o su legitimidad como eurodiputado

La semana pasada se ha sabido que el conocido periodista y abogado, y ahora político, Javier Nart se ha dado de baja de C´s; pero no se ha apeado de su dignidad de eurodiputado

11-S, no estaban todos

Al PP, herederos del centralismo franquista, no les gustaba nada que Catalunya se definiera como “nación”, entre otras cosas, y Mariano Rajoy, al frente de sus mesnadas recorrió España recolectando firmas contra Catalunya y su nuevo Estatut

Siempre hay salida

“Hay que exigir políticas gubernamentales sensatas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris