Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

¡Pásame las palomitas!...

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 6 de febrero de 2008, 01:42 h (CET)
Show, sin pena, ni gloria… Más bien un “lamentable” espectáculo el que se está ofreciendo a los españoles ante la próxima convocatoria de elecciones generales. ¿Ha madurado la democracia desde, que, según se dice, los españoles se la dieron en 1978? La madurez en las edades del hombre, trae consigo el equilibrio, la mesura, la explosión de facultades. Sin embargo, tan sólo se ve así de “juicioso” al pueblo español, que ya lo era antes de aquel feliz acontecimiento. Incluso en ese primor de la maduración que supone “estar en sazón”, como algunas señoras sobre los cuarenta y los cincuenta que mantienen, inmarchitables, toda su lozanía. Este país, que estaba en sazón, recibió con ingenuo alborozo la llegada de la democracia.

Es que, acaso, ¿se le ha maltratado?, o simplemente, ¿se le ha aburrido?... Maltratar exige intención, y no es de sospecharlo en este caso porque seria tanto como tirar piedras contra el propio tejado. Como ocurre, desgraciadamente, en cuantos casos de “maltrato” se vienen observando en el ámbito familiar. Los que no surgen en ese ambiente son más elementales de enjuiciar, y son consecuencia de la falta de educación y de la inadecuada convivencia.

En cambio, aburrir es muy fácil. ¿Quién no se ha aburrido con una película del cine actual español? El ingenio parece haberse esfumado, y la vulgaridad repetitiva, con sexualidad o sin ella, se instala en la pantalla y llega a provocar la indiferencia del espectador, que, bien castigado lo tiene con la masiva fuga de las salas. Sarita Montiel, con su “ultimo cuplé”, con La Violetera, La Bella Lola, Carmen la de Ronda, Mi último tango, o Varietés, hizo desbordar todo record de taquilla. Se podrá opinar de ella, saltar de entusiasmo, o, envidiosa alguna, decir, que: ¡No es para tanto!... Pero nadie del “respetable” jamás se aburrió. Por más subvenciones que se otorguen a esta industria nacional, aburre en demasía. Claro, que, como la de Campo de Criptana, no nacen todos los días… ¡Vaaayaaa manchegaaaaa!... que exclamaba boquiabierto Alfredo Landa en una de sus inolvidables actuaciones.

Lo sucedido con la película premiada en los Goya es significativo; una vez estrenada, a la semana fue retirada de pantalla. Se ve que no interesó. Más, oh ¡cáspita!... ¿ha caído esta ventilada columneja en un ataque de nostalgia (sentimiento doloroso por un bien perdido)? No, rotundamente, no. Sino que, mas bien, ha visto brotar la añoranza (pensar con tristeza en un ser querido no presente), en su cotidiano pasear el catalejo por entre las tierras y gentes de España. Aburren los informativos, fuera del penoso, a veces, apartado de sucesos; aburre el rey con su empastada vocalización; aburren las mentiras de unos contra otros como termina aburriendo una pelotita de ping-pong sobre el verde tablero; aburre tanto el falso optimismo como las catastróficas profecías; aburren los apolillados argumentos extraídos de la peor parte del saco de la Historia de España; en fin, como decía Dolores, la mujer que se ocupó de los niños de Epifanio: ¡Una “aburrición”!... (del lenguaje vernáculo de Mallén, provincia de Zaragoza)

El espectáculo no atrae la atención, en consecuencia. Si al menos, como en los grandes circos, hubiera más de una pista, se podría dirigir la vista hacia algún otro lugar, aunque sólo fuera por los acróbatas, o por los simpáticos enanos transportando las arrolladas alfombras. ¡Pásame las palomitas!... parece leerse en la expresión de las gentes.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris