Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Estado de la Unión

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 6 de febrero de 2008, 01:42 h (CET)
Este es el mensaje anual presidencial que suele ser la noticia del día en EEUU. Sin embargo, esta vez los medios se concentraron en otros acontecimientos (como el apoyo de Ted Kennedy a Obama).

Esta es la primera vez que el discurso final de un presidente no busca pavimentar el camino para que él o su vicepresidente sean re-electos. El impopular Cheney no se atrevió a postular y Bush no apoya a ninguno de los precandidatos de su partido (su ex rival y crítico McCain o Romney y Huckabee quienes son más religiosos, conservadores y militaristas que él).

No anunció ninguna nueva reducción de tropas en Iraq (donde aseguró estar ganando la guerra) pero si un aumento de 3,200 hacia Afganistán. Estas invasiones, la reforma privatizante del seguro social y la reversión de la inmigración ilegal quedan como “negocios sin terminar” de su administración.

Quiso calmar los temores de que la mega-potencia está entrando en una recesión proponiendo un paquete que inyectará $US 150 mil millones con exoneraciones tributarias aunque reconoció que ésta pasará por un temporal periodo de baja e inseguridad.

Mencionó a unos 50 países pero no a Corea del Norte, a quien en un anterior de esos mensajes calificó como un “eje del mal”, lo cual podría presagiar un entendimiento para que éste renuncie a su arsenal nuclear a cambio de jugosas dádivas.

Propuso al congreso que sigan el ejemplo del TLC hecho con Perú para hacer lo propio con Sud-Corea, Panamá y Colombia (a quien elogió y pidió que se le respaldara como un dique contra el “falso populismo” en su región).

Alertó a Irán y renovó señales que el quisiera ir hacia un Estado palestino que frene al islamismo. Saludó los levantamientos “pro-libertades” de Georgia, Ucrania y Líbano y apoyó cualquier movimiento en ese sentido en Cuba, Bielorrusia, Zimbabwe y Birmania.

El discurso anual de Bush se dio cuando sus índices de apoyo están debajo del 30% (frente al más de 80% que tuvo en su primer año), mientras que él dejó de ser uno de los presidentes más populares para ir acabando como uno de los más impopulares tanto a nivel interno como externo.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris