Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Las amenazas del Sr. Ministro

Josefina Albert (Tarragona)
Redacción
martes, 5 de febrero de 2008, 10:24 h (CET)
Resulta inquietante, Sr. Presidente, mirarle a los ojos, sobre todo si su mirada va acompañada de la parsimonia con que dice que esperaba de los obispos más concordia.

¿Conoce usted la palabra? Concordia significa ‘conformidad’ o, lo que es lo mismo ‘semejanza entre dos personas’, es decir, que la Iglesia se amolde a su parecer, negándole el derecho a manifestarse libremente. ¿En nombre de qué y de quién lo hacen? Además, usted, Sr. Rodríguez, o no se ha leído la nota de la Conferencia Episcopal o miente como un bellaco, cuando dice que los obispos utilizan el terrorismo en contra del gobierno. No, don José Luis, lo que dicen los obispos es lo que siempre han dicho: «El terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión moral de la vida justa y razonable». Sí, veo en sus ojos el odio hacia los cristianos y percibo con claridad esa especie de cruzada contra la Iglesia. Cuando a ustedes les falta argumentos para defender sus ideas, insultan tildando a la jerarquía católica de «integrista, fundamentalista y neoconservadora», como ha hecho el Sr. Moratinos ayer mismo. Mienten también al acusar a la Iglesia de que pide el voto para un partido, difundiendo el invento por doquier, a sabiendas de que la gran mayoría de sus votantes no va a leer el documento, con lo que es más fácil convencerlos de lo malos que son los obispos. Es el talante de «calumnia que algo queda», ¿verdad? Y si pidieran el voto, ¿qué? Los obispos, como cualquier ciudadano, tienen todo el derecho a hacerlo en virtud de la libertad de expresión, les guste o no a los socialistas. Son totalitarios, que intentan distraer a los españoles para que no se hable de los graves problemas que afectan a nuestra España, sí España, lo repito, España. Pero la cosa no acaba aquí, pues el locuaz señor Fernández Bermejo, ha llegado hasta la amenaza. El señor Ministro del Interior, después de calificar la opinión de los obispos de «intolerable» dice que recibirán una «respuesta contundente» de parte del gobierno. ¿No le pasará al Sr. Fernández aquello que proclama nuestro refranero: «Quien amenaza a su enemigo, no las tiene todas consigo?».

____________________

Josefina Albert Galera es profesora de Universidad en Tarragona.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris