Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Fiestas populares

Francisco Arias Solís
Redacción
lunes, 4 de febrero de 2008, 13:00 h (CET)
“En el tablado del paseo
alzado a la gloria de Orfeo, los músicos municipales,
si no con gran ajuste, con el mejor deseo, soplan en los metales.”


Salvador González Anaya

La fiesta es un complejo cultural universal y un fenómeno social. Considerada por muchos como un paréntesis en el acontecer de las sociedades; sin embargo, aparece cada día más como un fenómeno de excepcional importancia en el que las características de la sociedad, incluso las más ocultas, quedan reflejadas a niveles reales o simbólicos.

Las fiestas congregan, como ninguna otra activad, a los miembros de una comunidad, en unos espacios concretos y determinados en los que las clases, los grupos de edad y los sexos desempeñan sus roles durante varias jornadas.

La importancia que se le presta en la actualidad viene dada, también porque en las fiestas influyen muy diversas facetas de la vida social. Por otra parte, las fiestas son siempre un acontecimiento en que los aspectos económicos de la vida pasan a primer plano de muy diversas formas. Hay familias que equilibran sus presupuestos con los beneficios de las fiestas, muchas fiestas mayores por otra parte, han sido anteriormente ferias o mercados anuales.

Finalmente, las fiestas son la mejor ocasión y, a veces la única, en que la vida social se desarrolla en su plenitud, acuden ganaderos y agricultores desparramados todo el año por la sierra o el valle, regresan los emigrantes, se reúnen las familias extensas dispersas, se actualizan las relaciones de amistad, se reconfirman los “status” y los ciudadanos se identifican con su pueblo o ciudad.

Es también la fiesta ocasión en que aparecen claramente situaciones ocultas o disimuladas de rivalidad, intento de predominio y autoestimación con respecto a las demás comunidades.

No podía faltar a la fiesta el componente político, entendiendo éste como las actitudes que generan en la comunidad los sucesos políticos del país, así como las relaciones entre comunidades. Entre las funciones sociales destacaremos, en primer lugar, la de servir como elemento de identificación de la comunidad y reforzar la existencia de la misma. Cada unidad de agrupamiento tiene su fiesta; puede llegar a decirse que un pueblo existe cuando tiene fiesta propia y deja de ser cuando la pierde.

Para algunos, la fiesta impide el cambio y refuerza el orden establecido, para otros, en la fiesta hay implícitos aspectos progresistas que pueden llegar a producir cambios radicales en la sociedad.

Frente a la teoría de la fiesta como mantenedora del orden social, sólo hay que recordar la existencia de numerosos casos que hablan de la sistemática persecución a que han sido sometidas ciertas fiestas populares. El carnaval ha sido objeto de regulación, canalización y prohibición desde el siglo XVI hasta casi nuestros días. A pesar de ello, la celebración de los carnavales, antes de 1936, era muy amplia en España, y para sobrevivir tuvieron que modificarse hasta extremos irreconocibles, como ocurrió en el Carnaval de Cádiz, camuflado durante años bajo el título de Fiestas Típicas Gaditanas.

El pueblo es elemento indispensable para la realización de una fiesta. Sin gente no hay fiesta popular. La fiesta, a diferencia del espectáculo, es participación. La presencia de las gentes es para muchos el único elemento calificador que permite hablar de una fiesta como muy alegre o muy animada. Este ser indispensable del pueblo no significa, en manera alguna, que sea tomado en cuenta. “La feria consiste –decía un jornalero malagueño- en la mitad del pueblo divirtiéndose y la otra mitad mirando a la primera mitad”.

Noticias relacionadas

Bolton versus el Huey Long del Tercer Milenio

Donald Trump se deshizo vía Twitter de un secretario que se pasó la raya y fracasó en el intento de reemplazar manu militari al jefe de estado venezolano Nicolás Maduro

Leticia y su incontinencia verbal. La realeza debe dar ejemplo

“Si estás cabreado cuenta hasta diez antes de hablar. Si estás muy cabreado cuenta hasta cien” Thomas Jefferson

Ismail Ajjawi, el adolescente palestino que venció a la deportación estadounidense

“El ambiente en la secundaria y en el campo de refugiados es muy desafiante"

El Método Sislena

¿Alguno de vosotr@s se ha descargado sus datos de la cuenta de Google?

La historia se repite… como farsa

Valentín Abelenda Carrillo, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris