Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La ley de culto catalana

María Ferraz (Barcelona)
Redacción
sábado, 2 de febrero de 2008, 22:12 h (CET)
Una diputada de CIU ha presentado una petición contra la ley de culto de ERC, que entrará en el Parlamento catalán próximamente. Esta ley impedirá celebrar misa, hacer una romería o peregrinación, o reunirse para hablar de religión sin la licencia municipal correspondiente.

De nuevo, la libertad religiosa está en peligro, y no en un país musulmán que persigue, castiga y hasta da muerte a los cristianos, sino en la misma España, que de católica, por orden de sus gobernantes, tiene cada vez menos. Pero los gobiernos no pueden tiranizar las conciencias. Los mártires cruenta o incruentamente perseguidos sirven para que Dios multiplique sus aflicciones por mil en forma de semillas de nuevos cristianos. De Dios nadie se burla, es más, quien lo pretenda sólo logrará su reprobación eterna y centuplicar el bien en el tierra.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris